La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El pie cambiado de la izquierda

 

El fracaso del partido socialista en su intento de romper la cohesión del Partido Popular en la defensa del derecho a la vida de hijo concebido, marca un hito en la vida parlamentaria. El PSOE pretendía que el proyecto de ley no llegase siquiera al Congreso, y evitar un nuevo debate público que ponga en evidencia la ausencia de argumentos científicos y éticos para justificar el supuesto derecho al aborto. Lo ocurrido anoche en el Congreso, va a tener un doble efecto muy contrario a lo que buscaba el PSOE. Por un lado se ha puesto de manifiesto el solidario apoyo del Partido Popular al proyecto del Gobierno por encima de sus diferencias internas puntuales y, por otro, ha catapultado al primer plano de la actividad política el debate que pretendía evitar.

Poco antes de la votación secreta en el Congreso, el ministro de Justicia se dirigía a un senador de la oposición para preguntarle por qué la izquierda quería retirar el proyecto en lugar de debatirlo en el Parlamento que es donde cada partido puede esgrimir sus argumentos. Parece claro que la izquierda se ha visto sorprendida por el propio enunciado del proyecto de ley, que habla de la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada, algo en lo que la izquierda nunca ha pensado siquiera. A partir de ahora estos derechos entran en la agenda política, y eso puede poner en evidencia la supremacía de la razón sobre la demagogia y las tergiversaciones de quienes han olvidado que sin vida, los demás derechos carecen de sentido.