La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
EL PARTIDO POPULAR SUPERA LA PRUEBA DEL VOTO SECRETO EN EL CONGRESO

Gallardón pregunta a la izquierda: ¿Por qué quieren retirar la ley de protección de la vida del no nacido y se niegan a debatirla en el Parlamento?

22290001_1392154261213_71_20_0_graEl ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha planteado en el Senado por qué la oposición exige directamente la retirada del anteproyecto de Ley Orgánica de protección de la vida del Concebido y los derechos de la mujer embarazada en lugar de debatir su contenido. “¿Por qué nos pide que retiremos el proyecto y no acepta lo que tiene que hacer un Parlamento democrático que es debatirla?”, ha planteado en respuesta al senador de Entesa Joan Saura.

Horas después de este debate en el Senado, el PP  superaba la votación secreta que el PSOE había planteado en el Congreso pidiendo la retirada de la reforma de la ley de aborto, aunque sus votos no sumaron todos los diputados del Grupo Popular presentes en el hemiciclo, lo que da a entender que hubo alguna abstención. Al final han sido 183 los diputados que han votado contra la petición del PSOE de retirar la reforma, más seis abstenciones. De antemano se sabía que el diputado de Foro Asturias se iba a abstener, mientras que desde Unió aseguran que sus seis diputados habrían votado en contra, al igual que el representante de UPN, lo que colocaría los votos del PP en 176 ó 177, cuando en el hemiciclo tenía 179 diputados, incluyendo los ministros presentes.

Gallardón ha insistido en que su reforma de la legislación del aborto en España “antes lo contrario que limitar ningún tipo de derechos lo que hace es proteger a las mujeres” cuando Saura le preguntaba si “es consciente de los sacrificios” que la aplicación de la nueva normativa “va a exigir” a las mismas. El titular de Justicia ha insistido en que por primera vez en la Historia, la normativa eliminará “cualquier tipo de reproche penal” para las mujeres que aborten, garantizará su “derecho a estar informadas”,  permitirá “escuchar” a las menores de 16 años y que “las mujeres vayan acompañadas” en el proceso.

Asimismo, ha dicho que si fuera del grupo parlamentario de Entesa, “estaría preocupado” por el hecho de que la ultraderechista francesa, Marie Le Pen, “les acompañara en sus argumentos”, puesto que ha sido una de las voces internacionales que han criticado públicamente la reforma emprendida por el Gobierno español. Para Saura, lo primero que tenía que hacer el ministro es cambiar el nombre al anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada, “pues es la ley del sufrimiento, no de los derechos de las mujeres” y en su opinión, decir lo contario es un ejercicio de “cinismo político”.

“Es cínico porque retira todos los derehos a las mujeres, quienes van a decidir la maternidad son otras personas. Ministro, no hay ninguna mujer que desee abortar, es una decisión difícil, compleja, a la que ustedes añaden ahora más dolor y sufrimiento”, ha señalado