La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Georg Gaenswein: «Benedicto XVI está en paz consigo mismo»

gaenswein63971--644x362En una entrevista mantenida con el correcponsal de ABC en Roma, Juan Vicente Boo, el secretario personal de Benedicto XVI afirma que el Papa emérito «está en paz consigo mismo».Por su interés, recogemos el texto de esta entrevista que recoge el diario madrileño en su versión digital:

La persona más cercana a Benedicto XVI en los últimos nueve años confirmó ayer que el Papa emérito «no se arrepiente de la renuncia». El arzobispo alemán Georg Gaenswein, secretario personal de Benedicto XVI desde antes de la elección como sucesor de Juan Pablo II comenta que «el Papa Benedicto está en paz consigo mismo y pienso que está también en paz con el Señor».

Como prefecto de la Casa Pontificia, Gaenswein trabaja por la mañana con el Papa Francisco pero después se va a comer con Benedicto XVI en la residencia «Mater Ecclesiae», en la que vive con el Papa emérito. Las mañanas son para Francisco, las tardes para Benedicto. De hecho, es cada día el puente entre los dos.

En una entrevista con la agencia Reuters, el fiel secretario durante nueve años confirma que el Papa emérito «se encuentra bien, aunque ciertamente es una persona que tiene sus años (86, en concreto). Es un hombre físicamente anciano, pero su espíritu es muy vivaz, muy claro». Es lo que comentan las personas que van a verle y que, después, mantienen la reserva que les pide el Papa emérito, absolutamente preocupado por no hacer ninguna sombra a Francisco.

Según Gaenswein, «su misión, como ha dicho, es ayudar a la Iglesia y a su sucesor, es decir, al Papa Francisco, con la oración. Esta es la primera y la más importante de sus tareas». Además de eso, naturalmente, «estudia, lee, escribe cartas y recibe visitas».

Uno de los ratos más agradables tiene lugar a primera hora de la tarde cuando «hacemos un paseo rezando el rosario». Otro momento grato, hacia el final del día, «es cuando toca el piano, dentro de lo que puede un hombre de 86 años».

Quizá lo más interesante es la confirmación de lo que todo el mundo sabe: la excelente relación con el Papa Francisco. Según Gaenswein, «desde el principio ha habido buena relación ente los dos, y esto ha ido madurando. Se escriben, se telefonean, se escuchan, se invitan» a las respectivas residencias. En definitiva, «hay un buen ‘feeling’ en los distintos aspectos».

Un juicio de su pontificado

Como todo el mundo que ha conocido bien a Benedicto XVI y conoce su valiosa aportación al pontificado del Papa Francisco, el arzobispo Gaenswein se manifiesta «seguro, es más, convencido, de que la historia dará un juicio distinto de lo que se leía en los últimos años de su pontificado», cuajados de contratiempos, sobre todo la fuga de documentos de «Vatileaks».

Viendo los acontecimientos con perspectiva, resulta claro que suceder a Juan Pablo II «el Grande» era una tara gigantesca, a la que pocos se habrían atrevido. Aun así, su principal colaborador durante un cuarto de siglo la emprendió con gran valor, danto tranquilidad a los católicos de todo el mundo y emprendiendo un magisterio valiosísimo que incluye los tres volúmenes de «Jesús de Nazaret». Benedicto XVI asumió esa tarea, «difícil para cualquiera que hubiese sido elegido», y la desempeñó de modo brillante.