La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Manos Unidas pide a la sociedad que “despierte y se movilice para vaciar al mundo de todas sus injusticias”

La presidenta de Manos Unidas, Soledad Suárez, presentó ayer la Campaña LV “Un mundo nuevo, proyecto común”. En ella, explicó las ayudas recaudas en 2013 para proyectos de la ONG “han vuelto a caer por cuarto año consecutivo” como consecuencia, dijo, de la crisis.

Manos Unidas recaudó en 2013 un total de 44,2 millones de euros, cuatro millones menos que en 2012, en parte, por una caída de casi un 40% en los ingresos que reciben del sector público, procedentes de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo y Administración Local y Autonómica. Esto significa que la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) ha retrocedido 20 años al situarse este año en un 0,17% de la Renta Nacional Bruta. Sin embargo, a partir de 2014, con el Plan Director de la AECID, Soledad Suárez confía que la cooperación española vuelva a contar con fondos y vaya aumentando el porcentaje destinado a la AOD.  SONY DSC

Admitió, asimismo, que las aportaciones privadas han disminuido porque muchos de los socios “de toda la vida” han tenido que recortar su ayuda o darse temporalmente de baja. Por ello, la presidenta de Manos Unidas pidió a la sociedad que no se “anestesie, que despierte y se movilice para vaciar al mundo de todas sus injusticias”.

“Sin restar un ápice de importancia a los terribles apuros económicos que están pasando tantas familias de España, señaló, lo que aquí es una necesidad o una carencia, en los países en los que trabaja Manos Unidas, puede ser cuestión de vida o muerte”.

En 2013, Manos Unidas envió 35,7 millones de euros -un 85% de sus gastos- a financiar 600 proyectos en África, Asia y América, aunque en estos momentos están vivos un total de 1.400 proyectos.

LV Campaña “Un nuevo, proyecto común”

Este año, la campaña de Manos Unidas ‘Un mundo nuevo, proyecto común’, se centra en el octavo Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) que pasa por fomentar una alianza mundial para el desarrollo. Aunque desde la ONG se muestran convencidos de que los ODM “no se van a cumplir”, consideró que sin ellos, “las cosas estarían mucho peor”.

Manos Unidas sigue apoyando y poniendo en marcha proyectos como el que coordina la misionera carmelita vedruna Covadonga Orejas en Togo y Gabón. Allí, dirige los centros Kekeli y Arc en Ciel para la reinserción de niños de la calle y víctimas del tráfico infantil en estos países. Gracias a su labor, niños como Edith, una niña que salió de su casa porque alguien prometió a su familia que iba a tener un futuro mejor en la ciudad, la realidad es que “se pasan todo el día trabajando y si no llegan a los ingresos que tienen que dar a la persona que les ha conseguido el trabajo, a veces, llegan a prostituirse”. “No tienen una cama, ni derecho a la educación ni a la salud”, lamentó.

Por otra parte, en Bolivia, donde Manos Unidas tiene 259 proyectos, Óscar Bazoberry, coordinador general del Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica, señaló que hay recursos económicos más holgados, presencia de las nuevas tecnologías, logros en salud y educación, ampliación de las clases medias y nuevas pautas de consumo… Sin embargo, se está “retrocediendo” en otros campos como los derechos de los pueblos indígenas o el incremento de los asesinatos de líderes sociales, especialmente en el campo.

Finalmente, Bazoberry recordó que de los 400 millones de habitantes de América del Sur, 70 millones viven en el área rural y que los campesinos, indígenas y afrodescendientes tienen al menos el 50% de los recursos de la tierra.