La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Barómetro de la familia de The Family Watch

Un estudio señala que el 20% de hogares tiene mayores de 25 sin emanciparse y uno de cada diez atiende a dependientes

20131002jovenes_pMás de uno de cada cinco hogares españoles (21,8 por ciento) cuenta con algún hijo mayor de 25 años que no se ha independizado por falta de ingresos o trabajo, en el 76 por ciento de los casos, o por el precio de la vivienda (61,5 por ciento), según el ‘Barómetro de la Familia’ presentado por el observatorio ‘The Family Watch’ este lunes.

Además, el estudio, realizado sobre una muestra de 600 familias de toda España, destaca que uno de cada diez tiene a su cargo alguna persona dependiente que, en más de la mitad de los casos (54,7 por ciento) exige más de 10 horas de cuidados a la semana pero que, en el 48,4 por ciento de los casos, no recibe ayudas.

En esta línea, apunta que la práctica totalidad de la población (97,2 por ciento) mantiene percepción de la familia como “el mayor soporte de la crisis” y que esta opinión se ha incrementado desde 2012 en un 1,2 por ciento.

De hecho, los resultados del estudio indican que, en el 65,2 por ciento de los casos en que los abuelos viven en casa de sus hijos (el 7 por ciento del total), aportan ingresos económicos y que en el 39,1 por ciento de los hogares realizan también algunas de las tareas del hogar como recoger a los niños, cuidarles mientras sus padres trabajan o atender a los enfermos de la casa.

Aún así, el documento advierte de que el 68,7 por ciento de los hogares reconocen que, en el último año, ha disminuido su poder adquisitivo, y que “el esfuerzo que supone cubrir las necesidades básicas es mayor” que el año anterior, lo que repercute en que la calidad de vida del 62 por ciento de las familias haya disminuido desde entonces.

De hecho, la percepción de las familias es que tanto en alimentación (74,7 por ciento), como en otras partidas como transporte (68,3 por ciento), ropa y salud (65,3 por ciento), vivienda )58,2 por ciento) y educación (55,3 por ciento), les supone un esfuerzo mayor cubrir el mínimo necesario que el que requería hacerlo en 2013.

Por ello, el documento contrapone el reconocimiento por parte de la sociedad hacia la ayuda de las familias para resistir a las dificultades económicas con la “falta de reconocimiento público y legal” que, según los resultados de la investigación, señala el 70 por ciento de las familias.

En esta línea, quienes critican la falta de apoyo por parte de las Administraciones a las familias creen que “sería beneficioso” que se reconociera legalmente el papel de la familia en la educación y que se invirtiera en programas para fortalecerla, además de que se elaboraran informes para acercarse a su situación para que “se tuvieran en cuenta a la hora de legislar”.

Por ello, el director del observatorio familiar, Ignacio Socías, ha calificado la situación como una “gran oportunidad” para las Administraciones Públicas, “ya que siendo 2014 el XX Aniversario del Año Internacional de la Familia decretado por Naciones Unidas, deben hacer un esfuerzo por poner en valor el insustituible papel de la familia”, según ha explicado.

Además, ha destacado la “consideración moderadamente positiva de la situación económica, sobre todo en el ámbito de la propia familia, y un optimismo moderado respecto al futuro inmediato” que, a su juicio, indican los resultados del estudio.

De hecho, el estudio apunta que, pese a que el 84,2 por ciento de los hogares valora negativamente la situación económica del país (el 14,3 por ciento cree que es “regular”) y que una de cada tres familias reconozca abiertamente que su situación es “mala”; la percepción de cara a 2015 “ha repuntado hacia el optimismo” un 5 por ciento, y que el 28,7 por ciento creen que el año próximo estarán “mejor que este”.