La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Vaticano prepara un documento sobre la “absoluta necesidad” de la oración para religiosos consagrados

pprode020210El Cardenal Franc Rodé, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, ha anunciado que, en breve, este dicasterio dará a conocer dos nuevos documentos, uno dedicado a la “absoluta necesidad de la oración” para religiosos y consagrados y otro sobre la formación teológica y litúrgica de estos últimos. En entrevista concedida a Radio Vaticano el día en que la Iglesia celebra la Jornada por la Vida Consagrada, el Cardenal Rodé señaló que “hoy en un mundo con tanto movimiento como el nuestro, la oración se convierte ciertamente en algo más difícil. Debemos poner el acento en la absoluta necesidad de la oración en la vida espiritual de un consagrado y de una consagrada. Esto queremos hacerlo con la realización de un documentos que estamos preparando”.

Seguidamente explicó que “el Cardenal Cañizares, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha tenido la idea –que me ha propuesto– de hacer un documento interdicasterial, con una primera parte confiada a nuestro dicasterio y una segunda por el dicasterio para el Culto Divino, sobre la formación teológica de los religiosos y religiosas”. Este documento, explica el Cardenal Rodé, “es de gran importancia porque de una parte existe cierta ‘ignorancia’, una cierta falta de conocimiento y de formación litúrgica en los jóvenes religiosos y religiosas, y de otra parte están también las fantasías litúrgicas que no son siempre de buen gusto y no corresponden al deseo y la voluntad de la Iglesia y al espíritu mismo de la Liturgia. Aparecen entonces como necesarios algunos correctivos”.

Al hablar luego sobre el segundo documento, el Prefecto señala que “en estos últimos tiempos hemos reflexionado sobre la figura del hermano laico en las congregaciones religiosas de hermanos y en las congregaciones mixtas de sacerdotes y hermanos”. “Queremos hacer un documento dedicado específicamente a esta figura del hermano laico, que es una figura autónoma, una figura que tiene un sentido en sí misma, que tiene una identidad propia. Un hermano laico no es –como se piensa con frecuencia y como la gente cree– alguno que no ha podido o no ha querido o no podía por cualquier razón llegar a ser sacerdote. Se trata de una vocación que tiene una lógica en sí misma, que tiene una misión particular en la Iglesia: y la historia lo prueba ampliamente”, explicó.