La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

A la espera de la política

La convención que ha celebrado este fin de semana el PP en Valladolid  ha girado en torno a tres cuestiones: la reforma fiscal, la política antiterrorista y la reforma impulsada por Gallardón para proteger al no nacido. Este último tema no estaba en la agenda pero, como era lógico, ha entrado porque la actualidad así lo demandaba. Rajoy ha anunciado que la reforma fiscal entrará en vigor a partir de 2015 de forma progresiva. La modificación del sistema tributario llega con retraso. Es una cuestión decisiva en la que el Gobierno se la juega. Nuestra fiscalidad está llena de remiendos y es ineficiente. Tenemos los tipos más alto de nuestro entorno y una recaudación muy baja. Las familias están especialmente penalizadas mientras que los ricos y las grandes corporaciones pagan poco.

Los populares han querido dejar claro que siguen siendo el partido de siempre y que están especialmente al lado de las víctimas. Lo han conseguido. Es de agradecer especialmente que Gallardón haya asegurado que no se va a echar atrás con su reforma a favor de la vida. Hoy lo ha repetido en Antena 3. La valentía del ministro en defender lo que estaba en el programa electoral supone un respiro en un entorno que a veces es demasiado acomodaticio. El PP, de todos modos, es un partido que tiene que demostrar que es una formación capaz de hacer política con mayúscula y no solo gestión cuando está en el Gobierno.