La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El proyecto Gallardón no resta bazas al PP

 

Se celebra en Valladolid la Convención Nacional del PP con la asistencia de más de 2.000 cargos y militantes y toda la cúpula directiva del partido. Durante tres días todo lo que allí suceda será examinado al milímetro. Sobre el PP, con más o menos razones, pesan la sombra de la división interna y el disenso. Y eso, cuando se trata del centro derecha, ni la prensa ni la sociedad española lo llevan nada bien. Por esta razón, las diferencias expresadas en el seno del partido a propósito del Anteproyecto de Ley de defensa de los derechos del concebido y de la maternidad, han sido aireadas a modo de cisma interno.

El PP sigue siendo un partido moderado y reformista en cuya trayectoria histórica y doctrinal encaja perfectamente el Anteproyecto Gallardón. En esta cuestión el PP se ha movido siempre en el ámbito de cultura de la vida, amparada por las sentencias del Tribunal Constitucional. Por otra parte, el PP asumió un compromiso electoral nítido de reformar la legislación radical aprobada por Zapatero con una fuerte contestación social. Es verdad que muchos no esperaban que el PP diera este paso. A otros les hubiera gustado más que privilegiara los criterios tácticos por encima de los morales y políticos. Y sin embargo el Gobierno del PP ha dado un paso al frente. Es un gesto de coherencia que sirve al bien común, y que además no resta bazas electorales a Rajoy, como algunos se empeñan maliciosamente en subrayar.