La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Las políticas migratorias duras aumentan la trata de personas, según Cáritas

cáritasCáritas cree que el endurecimiento de las políticas migratorias es una de las causas del incremento que está registrando la trata de seres humanos, principalmente con fines de explotación sexual, un negocio que en España mueve unos cinco millones de euros al día.

El primer informe publicado por Eurostat sobre esta cuestión en 2012, señala que en el año 2010 se identificaron casi 10.000 víctimas entre los estados de la Unión Europea, el 68 por ciento mujeres y la mayoría destinadas a la explotación sexual.

Esos datos señalaban un «ligero crecimiento» del fenómeno, ha dicho la experta de Cáritas Española, Francesca Petriliggieri, durante una rueda de prensa para informar sobre la reunión bianual de Coanet (Red de Organizaciones Cristianas contra el Tráfico de Seres Humanos), que se está celebrando estos días en Madrid. La trata de seres humanos está considerado como el segundo negocio ilícito más lucrativo del mundo, por detrás del tráfico de armas.

Petriliggieri ha asegurado que, entre otras causas de su incremento, está el endurecimiento de las políticas migratorias de los Estados, que «hace que la gente se organice de una forma que no es la más sana para entrar en un país».

En el mismo sentido, José Luis Pinilla, responsable de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española (CEE), ha señalado que, además de la pobreza, el hambre, las guerras o la violencia, el aumento de los flujos migratorios no ha ido acompañado de una regularización, sino «más bien al contrario», ya que «cada vez se ponen más trabas a la hora de regular la movilidad humana».

Ello trae como consecuencia «la intervención cada vez más fuerte de los traficantes que se enriquecen con esas situaciones», ha destacado el representante de la CEE, quien ha subrayado que la trata es «un cruel y despiadado comercio».

Cáritas ha identificado a Brasil, Nigeria y Rumanía como los países de donde proceden la mayor parte de las víctimas que se registran en España. En general, son personas jóvenes, mayoritariamente mujeres de entre 20 y 35 años. Los recorridos, las técnicas de captación y explotación y los procesos migratorios son distintos según los países de origen, ha dicho Petriliggieri, quien ha asegurado que es un fenómeno presente en todos el país.

La trata con fines de explotación sexual presenta distintas modalidades según la zona, «porque en unos sitios hay calle, en otros hay clubes y en otros pisos». Aunque «donde se ejerce la prostitución es prácticamente seguro que haya casos de trata», ha asegurado. Respecto a la trata con fines de explotación laboral, se da en zonas donde hay actividad agrícola, según ha constatado esta organización.

La pobreza, en sus múltiples dimensiones y no solo entendida como la carencia de una renta mensual, es una de las causas principales que propician la trata, pero no la única. Según ha señalado Martina Liebsch, directora de Incidencia de Cáritas Española, «muchas veces, sobre todo las mujeres, migran para darle una buena educación a sus hijos», pero también para «tener un sueño, un proyecto de vida».

Al tratarse de «un fenómeno invisible», los responsables de Cáritas han eludido dar datos sobre el número de víctimas que hay en España y se han remitido a los que facilita cada año el Ministerio del Interior.

Petriliggieri ha realizado una valoración crítica sobre la actuación de las autoridades policiales y judiciales en la lucha contra la trata, aunque ha reconocido los «avances» que se han producido desde el año 2008.

«Hay fiscales y jueces muy implicados y otros que no lo están», ha indicado la experta de Cáritas, quien ha precisado que, aunque el personal está mejor formado, «aun no se garantiza que según donde estés y lo que te pase, puedas realmente acceder a la protección que en principio está prevista para ti».

«A día de hoy no hay garantía total de que una persona que es víctima de trata pueda llegar a hacer su denuncia, a tener su proceso judicial, a lograr su permiso de residencia y su compensación», ha insistido.