La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Un paso positivo en la buena dirección

Nunca está justificado quitar la vida a un ser humano inocente. Esta idea sencilla, de fácil compresión, que apela a la recta razón y al sentido común, tiene serias dificultades para ser comprendida en nuestro tiempo. En este contexto con tantas heridas por curar va a hacer falta mucha pedagogía, que vaya a la cabeza y al corazón de las personas. Ninguna ley será capaz por sí misma de lograrlo. Pero es muy importante que la legislación pueda ayudar y no entorpecer, ese largo trabajo que está por hacer. En este sentido, como ha destacado en la Linterna de COPE el presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, la nueva Ley del Aborto es un paso positivo en la buena dirección.

Claro que se necesitan unas ideas, una cultura a la hora de articular políticamente un asunto tan serio que afecta de esta manera al ser humano, a su derecho a la vida, a su dignidad y a cómo protegerla. Por supuesto que la mujer, que es una víctima más en todo este asunto, es libre para elegir si quiere o no quiere ser madre, lo que no puede es eliminar a su hijo cuando ya es madre. Lo que sobra en este momento es ruido, y quienes tienen importantes responsabilidades políticas no deberían contribuir a la confusión con declaraciones vacías, más propias de un mitin que de un debate sereno  sobre la base de la verdad, tan necesario en este momento.