La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

No sin justicia

 

El año acaba con otro acuerdo de los dos principales partidos políticos en una cuestión esencial: el pronunciamiento de los presos de ETA. Es una buena noticia. Este fin de semana los miembros de la banda que están en prisión, buscando beneficios penitenciarios, han hecho público un comunicado en el que dicen asumir el daño hecho. Tanto PP como PSOE han coincidido en señalar que, a estas alturas, eso no significa nada. Sin pedir a ETA que se disuelva y sin pedir perdón no hay razones para propiciar un cambio de la política penitenciaria.

Desgraciadamente este acuerdo que ahora se produce hubiera sido necesario mucho antes. Nos hubiera ahorrado el mal llamado proceso de paz que tanto retrasó el fin de la banda. Habría impedido que el Tribunal Constitucional, determinado por posiciones políticas, dejase a los proetarras hacer política antes de tiempo. Habría evitado que el Tribunal de Estrasburgo anulara los efectos retroactivos de la doctrinaParot. Recordemos que el juez español que inclinó la balanza comparte los postulados de algunos socialistas. Ahora que el mundo de ETA dice que renuncia a la violencia, aún queda  mucho por sanar y reconstruir. No habrá paz sin justicia y sin verdad, lo que implica reconocer el terrible mal causado, disolver la banda terrorista y entregar las armas. Sólo así podremos empezar un nuevo capítulo.