La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Domingo para la familia

Jornada familiar de domingo. La Sagrada Familia celebrada, y la familia, que es sagrada incluso para la sociopatía de la España real, vivida.

La Plaza de Colón de Madrid, una vez más, se convierte en el templo improvisado de la trascendencia de la dimensión pública de la familia. Una Iglesia, la que peregrina en Madrid, que vive en la calle, en la ciudad secular, en las periferias de la dimensión social. Una Iglesia que ha priorizado la ruptura de la tendencia secular, propia de la modernidad, de recluir la fe al ámbito de la vida privada. Y, también, que es capaz de llenar plazas y calles aledañas de fieles. 

También la celebración de la Sagrada Familia en el templo homónimo de la ciudad de Barcelona. Complementariedad, que no contraposición. Dos formas de comprender la presencia pública de la fe, silogismos de situaciones  estados de Iglesia. Y otras muchas Iglesias particulares, como la de Valencia, que se reúnen en torno a su obispo para dar gracias a Dios por el tejido primero de lo humano. 

Lo que no se podrá negar es que la celebración de la familia en la archidiócesis de Madrid, que comenzó siendo de las diócesis españolas, le ha dado un protagonismo singular a esta fecha en el calendario cristiano de nuestro país. Y lo ha hecho con perfiles propios, dado que se ha generado una demanda y una expectativa de mensaje en la sociedad civil y en los medios de comunicación. Una iniciativa que está siendo aprovechada en otras diócesis para dar protagonismo a la concepción cristiana de la familia y para otras iniciativas relacionadas con esta prioridad de la presencia cristiana. 

El Papa Francisco se ha hecho presente encada uno de los lugares en los que se ha celebrado la fiesta de la familia con un mensaje en el que no olvida a las familias más necesitadas, y en el que la glosa del Evangelio se llena con el carisma del Papa. Un carisma que, por cierto, refleja muy bien la canción que el compositor  tucumano Palito Ortega dedicada al Papa, con el título “La luz de Francisco”, y que es la sintonía del programa de Radio María “Conociendo al Papa Francisco”, emitido en las emisoras de esta cadena en Hispanoamérica, que dirige el sacerdote argentino José Antonio Medina, director espiritual del Seminario de Cádiz y Ceuta.  

La familia, que no es prioridad de los poderes de este mundo, ni de la política, sí lo es de la Iglesia. La íntima relación que existe entre la realidad de la familia y la necesaria esperanza en la vida de las personas y de los pueblos es garantía de vida lograda. 

José Francisco Serrano

Religionconfidencial