La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Lo que reivindica la Comunidad Judía

Tengo un amigo que afirma que la posibilidad de convivencia entre las religiones es proporcional a la complicaciones que tenemos a la hora de invitar a comer a casa a quienes confiesan otros credos.

La pasada semana se celebró en Madrid el más relevante foro a nivel doctrinal del diálogo entre cristianos y judíos, el denominado Comité de Enlace Judeo-Católico. En el ámbito de lo político están las relaciones de la Santa Sede con el Estado de Israel. Participó el cardenal Kurt Koch, presidente de la Pontificia Comisión para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo y su equipo de colaboradores. En la delegación judía destacó la señora Betty Ehrenberg, presidenta del Comité Internacional Judío para las Consultas Interreligiosas (IJCIC).

El Gobierno de España envió al director general de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia, Ángel Llorente, que dejó boquiabierto al personal católico cuando hizo una referencia histórica no muy matizada sobre la expulsión de los judíos en la época de Isabel La Católica.

Si nos atenemos a la nota conclusiva, los principios de relación, de trabajo común y de concordia, son muchos. Pero también fueron no pocos los puntos de desacuerdo, no debatidos directamente, como por ejemplo, el más efectista de todos, la reivindicación por parte de Isaac Querub, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, de la devolución de la iglesia de Santa María la Blanca.

Pese a que se insinuó, y se ha publicado, que este templo es ajeno a un proyecto pastoral, la permanencia allí de la Fraternidad María Estrella de la Mañana, comunidad erigida canónicamente, desmiente tal especie. Son muchas las preguntas acerca de esta reivindicación, y de sus fundamentos, y de su oportunidad. ¿Por qué ahora? ¿Por qué en ese ámbito? ¿Se ha hecho ya en otros ámbitos, a otras personas? ¿Por qué Santa María la Blanca y no la Sinagoga del Tránsito, que pertenece al Estado español?

Otra cuestión que apareció en los debates fue la solicitud de los judíos españoles para que la Iglesia hiciera una declaración sobre la no historicidad del Santo Niño de la Guardia, entre otros. Y, también, la de la relación entre el grado de antisemitismo de la población española y su confesión religiosa, aspecto que aclaró muy bien monseñor Martínez Camino cuando hizo preguntarse a su interlocutor si el antisemitismo no aumenta proporcionalmente a la secularización de la sociedad y, por tanto, a la pérdida de raíz y razón católica.

José Francisco Serrano

ReligionConfidencial