La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Papa recibe a los luteranos y habla de perdón mutuo y de la nostalgia de la unidad “que el Señor ha despertado en nuestros corazones”

1_0_739162 Su Santidad el Papa ha acogido en el Palacio Apostólico a una delegación de la Federación Luterana Mundial así como a los representantes de la Comisión encargada de la unidad entre luteranos y católicos. En sus palabras de acogida, Francisco expresó su gratitud al Señor Jesucristo por los numerosos pasos cumplidos en las relaciones entre luteranos y católicos, no sólo a través del diálogo teológico, sino también mediante la colaboración fraterna en muchos ámbitos pastorales y especialmente en el compromiso de progresar en el ecumenismo espiritual.

Tras destacar la importancia del ecumenismo espiritual, alma del camino hacia la comunión plena, el Papa Francisco, puso de relieve el gran resultado alcanzado este año en el diálogo teológico, que cumple cinco décadas y que ha dado lugar a un texto titulado significativamente: «Del conflicto a la comunión. La interpretación luterano-católica de la Reforma”. Tras destacar la importancia del perdón recíproco, el SantoPadre añadió:

Católicos y luteranos pueden pedirse perdón por el daño causado los unos a los otros y por las culpas cometidas ante Dios, y alegrarse juntos por la nostalgia de unidad que el Señor ha despertado en nuestros corazones, y que nos hace mirar hacia adelante con una mirada de esperanza. A la luz del camino de estos decenios y de tantos ejemplos de comunión fraterna entre luteranos y católicos de los que somos testigos, confortados por la confianza en la gracia que nos es dada en el Señor Jesucristo, estoy seguro de que sabremos seguir avanzando en nuestro camino de diálogo y de comunión, afrontando también las cuestiones fundamentales, así como en las divergencias que surgen en el campo de la antropología y de la ética. ¡Por supuesto, no faltan y no faltarán dificultades, necesitamos todavía paciencia, diálogo comprensión recíproca, pero no tengamos miedo!

Con esta exhortación, el Papa Francisco evocó a sus amados predecesores, Benedicto XVI y Juan Pablo II, renovando la invitación a perseverar en el camino ecuménico, hacia el cumplimiento del anhelo de Nuestro Señor Jesucristo.