La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Una imagen vale más que mil palabras

El diputado Carlos Salvador propone que sea obligatorio ver una ecografía antes de abortar

fetoEl diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN) Carlos Salvador ha presentado en el Congreso una iniciativa para reformar la Ley del Aborto de 2010 y que sea obligatoria la muestra de una ecografía del ‘nasciturus’, o concebido no nacido, antes de que la mujer decida matarle, porque «una imagen vale más que mil palabras». Se trata de una proposición de ley que el Pleno de la Cámara Baja decidirá en su día si admite o no a trámite y que el parlamentario regionalista ha registrado coincidiendo con el anuncio del Ejecutivo de que en este trimestre presentará su reforma de la ley vigente.

UPN propone añadir una nueva letra al articulado de la vigente ley para que, en aquellos casos en los que las mujeres opten por abortar en las primeras 14 semanas de gestación, recibirán en un sobre cerrado, y junto a la lista de ayudas públicas disponibles para las gestantes y la cobertura sanitaria durante el embarazo que determina la ley, una ecografía del ‘nasciturus’.

A su juicio, esta modificación respondería igualmente al espíritu de una serie de reflexiones contenidas en el dictamen que aprobó por unanimidad el Consejo de Estado, tras conocer el anteproyecto de la actual ley de 2010.

Tomar una decisión con toda la información.

Salvador dice que, siguiendo las recomendaciones a favor de la protección de la maternidad del citado dictamen, «parece oportuno» plantear la entrega de una imagen del no nacido a través de una ecografía que muestre la «realidad vital y humana de su existencia» y que, unida al resto de la documentación, sirva a la madre y, en su caso, al padre, para poder tomar una decisión «con toda la información relevante a su alcance y sin censuras».

Según justifica la formación navarra, la entrega de una ecografía evitaría también «equívocos interesados» sobre el origen de la vida humana, además de justificaciones «abracadabrantes» sobre la naturaleza no humana del no nacido, después de que «algunas personas con relevantes responsabilidades políticas en la materia llegaran a negar irresponsablemente la condición humana del no nacido, señalando que un feto es un ser vivo pero no un ser humano».

Por otro lado, no cree que incorporar al listado de documentación legalmente establecido la entrega de una ecografía del ‘nasciturus’ viole la dignidad de la mujer, ni su intimidad; «ambos derechos siguen quedando plenamente a salvo».

Tampoco la imagen del no nacido debe suponer ninguna coacción hacia la mujer, al contrario, la mujer gestante tiene todo el derecho a tener toda la información que pueda servirle en el delicado proceso de toma de decisión sobre la continuidad o interrupción de su embarazo», agrega el diputado de UPN.

Según defiende, «la censura» es propia de regímenes autoritarios, por ello opina que privar a una mujer embarazada de una información «tan relevante» sobre la vida del ser humano, como la que «a través de una simple ecografía puede obtener», supone un acto de «injusticia flagrante».

Con ello, el diputado señala también que, según la Constitución española, se fijan los límites del ejercicio del derecho a la información y, «como paradigmas», el no vulnerar el derecho al honor o a la intimidad de las personas, o el derecho de la propia imagen, entre otros muchos.