La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Su Santidad anima a los nuevos guardias suizos a testimoniar la fe con alegría y con amabilidad

1_0_689581
El Papa Francisco recibió ayer a los 35 reclutas y a sus familias.  “En este día -dijo- conmemoran el sacrificio de los Guardias Suizos que defendieron sin tregua al Papa durante el “Saco de Roma”. Hoy no están llamados a ese gesto heroico sino a otra forma de sacrificio, que también es dura: poner sus energías juveniles al servicio de la Iglesia y del Papa. Y para ello hay que ser fuertes, animados por el amor y sostenidos por la fe en Cristo … Estoy convencido de que la decisión de poner años de sus vidas al servicio del Papa no es ajena a su fe. Al contrario, creo que los motivos más profundos que los han traído aquí, a Roma, tienen origen en ella. Una fe que han aprendido en sus familias, cultivado en sus parroquias y que manifiesta también el apego de los católicos suizos a la Iglesia”.

“Durante su estancia en Roma – prosiguió- están llamados a atestiguar su fe con alegría y con la amabilidad del trato. ¡Que importante es esto para tantas personas que pasan por la Ciudad del Vaticano!. ¡Pero también es importante para los que trabajan aquí, en la Santa Sede, y para mí!. Su presencia es una señal de la fuerza y de la belleza del Evangelio, que en todas las épocas llama a los jóvenes a seguirlo. Y quisiera también, invitarlos a vivir el período que transcurren en la Ciudad Eterna con espíritu de hermandad sincera, ayudándose unos a otros a llevar una vida cristiana que corresponda a su fe y a la misión en la Iglesia”.

El Santo Padre concluyó su discurso recordando a los nuevos reclutas que su específica experiencia eclesial en el Cuerpo de la Guardia Suiza representa “una ocasión privilegiada para profundizar el conocimiento de Cristo y de su evangelio y para caminar siguiéndolos; casi respirando, aquí en Roma, la catolicidad de la Iglesia. Cuando algunos de ustedes jurarán cumplir fielmente el servicio en la Guardia y otros renovarán este juramento en su corazón, piensen que también su servicio es un testimonio de Cristo, que los llama a ser auténticos hombres y verdaderos cristianos, protagonistas de la propia existencia”.

El Papa recibe al Presidente de la Confederación Suiza, Ueli Maurer

También ayer por la mañana en el Palacio Apostólico Vaticano, el Presidente de la Confederación Suiza, Ueli Maurer, fue recibido en audiencia por el Papa Francisco y, sucesivamente, se encontró con el cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, a quien acompañaba el arzobispo Dominique Mamberti, Secretario para las Relaciones con los Estados.

Durante las conversaciones transcurridas en una atmósfera de cordialidad, y con motivo del juramento anual, se habló del encomiable servicio prestado a lo largo de los siglos por la Guardia Suiza Pontificia y se ha reiterado el deseo común de reforzar todavía más las buenas relaciones entre la Santa Sede y la Confederación Suiza, así como de intensificar la colaboración entre la Iglesia Católica y el Estado.

Más tarde se abordaron cuestiones de interés común, como la tutela de los derechos humanos, la formación de la juventud y la colaboración internacional para la promoción de la justicia y la paz.