La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Monseñor Juan José Asenjo afirma que “la pastoral vocacional es una tarea coral, responsabilidad de toda la Iglesia”

AsenjoEl arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha afirmado en Valencia, en la clausura de la XV edición de “Los Diálogos de Teología Almudí”, que “la pastoral vocacional es una tarea coral, responsabilidad de toda la Iglesia”.En su ponencia, dedicada a la “Pastoral Vocacional”, el prelado ha indicado que la crisis de vocaciones que afecta principalmente en Europa a la Iglesia tiene una de las causas principales en “la secularización que actualmente vive la sociedad y que enmascara todo lo religioso y lo relacionado con Dios”. Junto a ello, “el laicismo militante, el nihilismo y el hedonismo han configurado en el hombre un pensamiento débil ante Dios que lo aboca a un relativismo a través del cual cuestiona la Iglesia”.

El arzobispo de Sevilla ha destacado también el cambio de mentalidad que se ha ido desarrollando en la sociedad española, y que, según el prelado “nos sitúa ante un hecho en el que observamos cómo buena parte de los jóvenes apuesta por un compromiso con el prójimo a través del voluntariado y la acción solidaria pero que no aboga por consagrar su vida a Cristo a través del ministerio del sacerdocio o bien de la vida religiosa”.

Monseñor Asenjo también ha llamado al “sano y necesario ejercicio de la autocrítica” y, en este sentido, ha manifestado que “en la sequía vocacional que actualmente padece la Iglesia también hay responsabilidad del clero” y en este sentido, ha alentado a los sacerdotes a “no dar un testimonio del ministerio sacerdotal descafeinado sino a intentar ser santo, puesto que donde hay un sacerdote santo surgen vocaciones”.

Para el titular de la archidiócesis de Sevilla, ante la situación actual que vive la Iglesia, “los esfuerzos se deben centrar en desarrollar una pastoral vocacional que esté vinculada a la pastoral juvenil y la pastoral familiar, ya que es en estas realidades de la Iglesia donde se puede alentar la vocación por Dios en los jóvenes”.

Hablar a los jóvenes ofreciendo la imagen real de la Iglesia

Durante su exposición, monseñor Asenjo ha puesto especial énfasis en la formación de los catequistas y en los contenidos que se imparten en la asignatura de Religión en los centros educativos, porque según el prelado “los catequistas y los profesores de Religión deben identificarse con lo que transmiten, tener una formación adecuada, una experiencia de Iglesia intensa y sentirse identificada con ella”, y ha afirmado “no se puede consentir que exista un déficit de catequización, puesto que ello nos lleva a una inacción cristiana entre los jóvenes y a unas actitudes en las que prevalece un voluntariado fuerte pero carente de un compromiso sólido con Dios”.

De igual manera, el prelado ha invitado a los sacerdotes a “hablar a los jóvenes de la Iglesia como prolongación de Cristo entre nosotros, dando una imagen real de Iglesia acorde a los tiempos que vivimos, y rompiendo así, con la imagen caduca que intentan transmitir ciertos medios de comunicación social”. Además, ha animado a los sacerdotes a ser “valientes, osados, audaces y prudentes, a la hora de hablar de vocaciones y hablar de la llamada de Dios a los jóvenes, sin temor al rechazo” y les ha pedido que sean “solícitos y abiertos a la juventud, acompañando espiritualmente a todos aquellos que lo pidan, celebrando el sacramento de la confesión y los otros sacramentos, tan importantes para la vida del cristiano”.

Monseñor Asenjo ha concluido su ponencia llamando a los sacerdotes a ser transmisores de la Fe “a través del testimonio de Vida, ya que en muchas ocasiones la Fe y la llamada de Dios se ve en el otro vivencialmente, más allá de las palabras”.

La ponencia de clausura de los “Diálogos de Teología de Almudí” ha sido la tercera de la XV edición celebrada bajo el lema “Fe y nueva evangelización” y a ella ha asistido el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro; el obispo auxiliar, Enrique Benavent y el decano de la Facultad de Teología, Juan Miguel Díaz Rodelas.