La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El “Jesús” de Pagola: las cosas en su sitio

Eleuterio Fernández Guzmán. Licenciado en Derecho.- En el mundo de la teología, existen muchos casos, seguramente demasiados, de personas que creen que tienen la extraña obligación de ir contra todo lo establecido por un prurito no se sabe si de imaginación o de querer decir algo nuevo o, mejor, distinto de lo que está establecido como bueno y mejor. ELEUTERIO

El caso de José Antonio Pagola es expresión exacta de quien quiere estar en el seno de la Iglesia católica pero, cada vez que eso es posible, acaba demostrando que tiene de católico poco o más bien poco.

Es, dentro de la producción teológica de Pagola, su “Jesús”, un caso muy especial y que parece no terminar nunca.

La noticia, nada nueva por cierto en esta especial material, dice lo siguiente:

“El Señor Obispo de San Sebastián ha recibido una carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fechada el pasado 19 de febrero, con la que culmina un intercambio epistolar y verbal de varios años, de él y de su predecesor, con la Congregación, acerca de la obra de D. José Antonio Pagola titulada Jesús. Aproximación histórica. A petición del Señor Obispo, y con el visto bueno de la Congregación, informamos sobre el estado de la cuestión y sobre sus precedentes más notables.”

Atengámonos, pues, a los hechos pues es la única forma de no meter la extremidad donde no hay que meterla.

A lo que parece la Congregación para la Doctrina de la Fe lleva unos cuantos años debatiendo y dialogando con el autor de “Jesús. Aproximación histórica”, que no es otro que Pagola, acerca de tal libro. Y como sabemos que tal Congregación no se dedica, precisamente, a llevar asuntos que no tengan que ver con la doctrina católica, es de pensar que, a lo mejor, el citado libro no concuerda totalmente con la misma. De no ser así, no se entendería el continuo goteo de notas y más notas acerca de este texto.

Y es que el iter de este caso ha sido no poco, digamos, pesado y pastoso. Y ha sido este, según la Conferencia Episcopal Española:

1. Dicha obra, publicada en 2007, suscitó numerosas y cualificadas quejas acerca de su idoneidad como presentación de Jesús acorde con la fe católica. Siguiendo las indicaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la Comisión doctrinal de la Conferencia Episcopal Española, tras un detenido estudio, elaboró una «Nota de clarificación sobre el libro de José Antonio Pagola, Jesús. Aproximación histórica», de fecha de 8 de junio de 2008, publicada con la autorización de la Comisión Permanente. Dicha nota, referida a la primera versión del libro, del que se han difundido decenas de miles de ejemplares, mantiene plenamente su vigencia.

2. El Autor, al habla con su Obispo, redactó una segunda versión de la obra, para la que el Ordinario de San Sebastián anunció, en junio de 2008, que contaba con su imprimatur. No obstante, la Congregación para la Doctrina de la Fe solicitó que la Conferencia Episcopal Española revisara también esta segunda versión. A petición del Señor Obispo de San Sebastián, fue finalmente la misma Congregación la que asumió la revisión, con el resultado siguiente: «las modificaciones aportadas por el Autor representan un mejoramiento del texto, que, sin embargo, no son suficientes para resolver los problemas de fondo presentes en el mismo. Tales problemas fueron a su tiempo señalados por la Nota de clarificación que sobre la primera edición publicó la Comisión Doctrinal de la Conferencia Episcopal Española. Por tanto, no parece oportuno que se conceda el imprimatur a la nueva versión del libro Jesús. Aproximación histórica» (Carta del Prefecto de la Congregación, de 14 de mayo de 2010, al Presidente de la Conferencia Episcopal).

3. La Congregación siguió con el estudio de la obra y en su sesión ordinaria del 19 de octubre de 2011 determinó lo siguiente, comunicado por carta al Presidente de la Conferencia Episcopal por el Cardenal Prefecto: el libro, «aun no conteniendo proposiciones directamente contrarias a la fe, es peligroso a causa de sus omisiones y de su ambigüedad. Su enfoque metodológico ha de considerarse erróneo, por cuanto, separando al llamado «Jesús histórico», del «Cristo de la fe», en su reconstrucción histórica elimina preconcebidamente todo cuanto excede de una presentación de Jesús como «profeta del Reino»». La Congregación pedía entonces al nuevo Obispo de San Sebastián propiciar un coloquio con el Autor, junto con expertos de la Comisión Doctrinal de la Conferencia Episcopal, en orden a la revisión de la obra y a presentar una explicación escrita”.

La cosa, al parecer, no deja lugar a dudas. Revisiones y más revisiones de lo que debería estar más que claro, evidente y diáfano para cualquier teólogo que no guste figurar y salir en los medios para, así, vender algo más su libro.

Pero, lo más curioso es que, a pesar de que el autor del libro, José Antonio Pagola, ha respondido de forma satisfactoria a que las observaciones que se le han hecho desde la Congregación para la Doctrina de la Fe, figuran en próximas ediciones de su libro, tampoco en este caso se le dará el imprimatur.

Realmente no debe estar tan claro que el autor del libro, Pagola, vaya a cumplir con lo dicho y, si lo hace, seguramente, aún habrá cosas que no concordarán con la doctrina católica pues, de otra forma, no se puede entender que no se le vaya a dar, incluso si corrige algunos errores, el imprimatur.  ¿No sería mejor, simplemente, que José Antonio Pagola retirara el libro?

Pero, entonces, ¿cómo iba a ser la comidilla de todas las cosas teólogas?