La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
En su catequesis ante más de 80 mil peregrinos en la Plaza de San Pedro

El Papa invita a los jóvenes a «no enterrar sus talentos, porque la vida no se tiene para guardarla, se tiene para entregarla»

1_0_685941En su catequesis ante más de 80 mil peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa reflexionó ayer sobre tres textos del Evangelio que ayudan a entrar en el misterio de una de las verdades que se profesan en el Credo: que Jesús «de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos».

En este marco Francisco expresó que el tiempo de la espera, es el tiempo que Jesús otorga antes de su venida final.

Hablando a los jóvenes les dijo: “¡No entierren sus talentos! La vida no se tiene para guardarla para uno mismo, se tiene para entregarla”.

Afirmó que “en la parábola del juicio final, se describe la segunda venida del Señor y se advierte que seremos juzgados en la caridad, según lo que hemos amado a los demás, especialmente a los más necesitados”, y que “lo que se pide es estar preparados para el encuentro, que significa saber ver los signos de su presencia, tener viva la fe con la oración y con los sacramentos; se trata de ser vigilantes para no dormirnos, para no olvidarnos de Dios”. Invitó a todos “a vivir este tiempo presente que Dios nos ofrece con misericordia y paciencia, para que aprendamos cada día a reconocerlo en los pobres”.