La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Venezuela cambia

La «noche electoral» no ha terminado todavía en Venezuela. Aunque Maduro se haya proclamado vencedor es necesario esperar a la revisión que ha solicitado el Consejo Nacional Electoral. Los datos oficiales reflejan una victoria de Maduro de solo un punto y después de sospechosos retrasos en su proclamación. Durante la breve campaña electoral, y especialmente en las horas previas a la votación, se han sucedido las presiones del gobierno chavista. Se han denunciado falsos complots para movilizar a sus potenciales electorales.

Sea cual sea el resultado de la revisión, es evidente que el chavismo tiene grandes dificultades para sobrevivir sin Chávez. Maduro, según los sondeos, partía con una ventaja de 20 puntos. Ha utilizado de forma descarada el choque emocional que supuso la muerte de Chavez, ha contado con todo el aparato del Estado, con el clientelismo, con el Ejército, con la inmensa mayoría de los medios de comunicación, y al final solo ha conseguido un sospechoso empate. El chavismo se descompone y todavía no ha surtido efecto la gran amenaza que se cierne sobre su futuro: la división interna. Sin duda va a acelerarse, en el Gobierno o en la oposición. La paciencia, determinación y prudencia de Capriles, hacen un gran servicio a la democracia en Venezuela y en toda América Latina.