La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Poner la mirada en lo esencial

En el discurso inaugural de la Asamblea Plenaria que hoy ha comenzado en la Conferencia Episcopal Española, el Cardenal Rouco ha recorrido los últimos e intensos meses de la vida eclesial, en los que toda la Iglesia ha vivido un tiempo de gracia, marcado por la renuncia de Benedicto XVI y el cambio de pontificado.
El Papa Francisco nos ha invitado en estas primeras semanas a lo esencial y, en palabras del Cardenal Rouco, sus gestos y sus palabras están siendo una hermosa manera de concretar espiritual y prácticamente el programa de la nueva evangelización el que estamos empeñados. Como recordó ayer mismo el Papa Francisco en la Basílica de San Pablo Extramuros, el Señor nos pide que sigamos en ese empeño y que lo hagamos con la palabra y el testimonio de nuestra vida en lo cotidiano.

Después, ha habido tiempo también en el discurso del Cardenal Rouco, para repasar los graves problemas del presente y la responsabilidad de los católicos, en particular en lo que se refiere a la situación en España. La crisis económica, el paro, la enseñanza, la familia, el derecho a la vida, son todos ellos temas de hondo calado que se encuentran en una situación precaria. Los pasos dados hacia la resolución de estos graves problemas resultan todavía insuficientes y es responsabilidad de los católicos seguir anunciando y denunciando las situaciones de injusticia, vigilando para que el delicado equilibrio de la paz social no sufra graves alteraciones que tendrían consecuencias negativas para todos y, en particular, poniendo en valor los bienes de la reconciliación, la unidad y la primacía del derecho, que se han podido tutelar suficientemente en los últimos años, al amparo de las instituciones y mecanismos previstos en la Constitución de 1978, y con notables beneficios para el bien común.