La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
CONVERSATION BETWEEN BELIEVERS AND NON-BELIEVERS

CONVERSACIONES. Capítulo XXVII: Decir, lenguaje y lengua

ABSTRACT

Chapter XXVII: “To say and language” (“Decir, lenguaje y lengua”).

 

Marías says life is an imaginative reality and a future possibility, freedom appears as an important element of government between the random and the necessary. In this context, reflects the importance of language and verification of happiness as a necessary-impossible. In this chapter Marías returns to the concept of human life, standing out its interpretive part. “Saying” belongs to human life, to the issue of analytic theory, the language, however, belongs to the empirical structure that this life has about the fact. Language becomes socially in the different tongues or languages which exist. Life and language are closely linked. Language, as a way of saying, consists mainly of talking and hearing. It is a human structure, called linguistic installation. Language is the means of communication by excellence and differs in different countries and periods resulting in tongues.

 

A continuación nos adentramos en el Capítulo XXVII: Decir, lenguaje y lengua de Julián Marías Antropología metafísica.

 

A modo de introducción, y usando las ideas expuestas en anteriores capítulos, diremos que para Julián Marías la vida es una realidad imaginativa y futuriza, apareciendo la libertad como un elemento importante de gobierno entre lo azaroso y lo necesario. En este contexto se refleja la importancia del lenguaje y la constatación de la felicidad como un imposible necesario.

Antes de empezar destacaremos que para Julián Marías la instalación lingüística es aquella “estructura interpretativa del mundo y sí mismo mediante el lenguaje humano, que hace posible la comunicación”[1]. Además de incluir lo que él llama la caricia verbal[2].

En este capítulo nuestro filósofo comienza retomando el concepto de vida humana, de la que destaca su parte interpretativa[3]. La vida biográfica sólo es posible mediante el decir, indicar o señalar, manifestar o descubrir: poner en la verdad. El lenguaje es la forma fonética y auditiva propia del hombre por ser un animal aéreo[4]. El ser humano posee unos precisos órganos vocales y acústicos, ordenados en torno a la lengua. El «decir» pertenece a la vida humana, al tema de la teoría analítica; el lenguaje, en cambio, pertenece a la estructura empírica que esta vida tiene del hecho. “El lenguaje se da siempre en un contexto extralingüístico, en vista del cual adquiere su significación para las vidas de los interlocutores; el decir, pues, no lo dice todo […] sino que complica la circunstancia, de la que es inseparable”[5]. El lenguaje se convierte socialmente en las diferentes lenguas o idiomas que existen, “pertenece a la realidad histórico-social de la vida humana […] lo que aquí nos interesa primariamente es el segundo nivel, aquel en virtud del cual esa estructura de la vida biográfica que llamamos hombre incluye en sus determinaciones el lenguaje, es decir, la forma de decir que consiste en hablar y oír, y secundariamente en escribir y leer”[6].

Para nuestro filósofo la condición propia del hombre reviste un carácter verbal; la lengua en el hombre es “Manifestación de la razón y de esta distinción respecto a  los otros seres vivos es el lenguaje humano, al que han dedicado muchas páginas para hacer ver que su realidad es diversa de la comunicación animal”[7]. Afirma que existen diversos grados de comunicación entre los animales, pero que en relación al hombre en este se dan tres niveles: expresión, apelación y significación[8].

Se establece, entre lengua y oído, un ciclo/diálogo dentro de mi propio cuerpo, pone en marcha dos funciones distintas, aparece, por tanto, el lenguaje solitario del pensamiento, conversar con uno mismo. Pero el uso más importante del lenguaje que es la comunicación entre personas está determinado por la instalación y la convivencia[9], ya que entran en juego: la voz,  la intensidad o el estado de ánimo del hablante.

 

La próxima semana continuaremos adentrándonos en la exposición de la segunda parte del Capítulo XXVII: Decir, lenguaje y lengua.

 



[1] ROLDÁN, P., Hombre y humanismo en Julián Marías, Tesis doctoral, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 1998, Pág. 358

[2] MARÍAS, J., Mapa del mundo personal, Alianza Editorial, Madrid, 1994, pág. 45

[3] MARÍAS, J., Breve tratado de la ilusión, Alianza Editorial, Madrid, 1997, pág. 29

[4] MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 196

[5] MARÍAS, J., Introducción a la filosofía, Alianza Universidad, Madrid, 1981, pág. 226

[6] MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 196

[7] DE LA LLAVE, J., El proceso de autorrealización personal en la antropología de Julián Marías, Tesis doctoral, Pontificia Università della Santa Croce, Roma, 2000, pág. 68

[8] DE LA LLAVE, J., El proceso de autorrealización personal en la antropología de Julián Marías, Tesis doctoral, Pontificia Università della Santa Croce, Roma, 2000, pág. 69

[9] MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 197