La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El escándalo de los paraísos fiscales

El Gobierno español junto a los del Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, ha tomado la iniciativa de declarar la guerra a los llamados paraísos fiscales, donde se refugia una fabulosa fortuna cercana a los cien billones de euros. De momento se trataría de coordinar la información fiscal en el seno de la Unión Europea para poner freno a los flujos de dinero negro que escapan al control de los Gobiernos. La decisión se produce después de que haya estallado el gran escandalo del siglo con la filtración de millones de datos bancarios secretos a un destacado grupo de periodistas de investigación financiera de medio mundo, revelando el juego sucio de centenares de bancos y empresas financieras para ocultar los depósitos de miles de clientes privilegiados.
El escandalo se ha hecho más patente a raíz de los manejos del hasta hace poco ministro socialista francés, François Cahuzac, que se ha visto obligado a dimitir después de mentir durante meses sobre una cuenta bancaria en Suiza. Parecido delito alcanza también al tesorero de la campaña del presidente Hollande, sin olvidar la coincidencia con los datos que afectan a la influyente familia nacionalista catalana de los Pujol, así como al ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas. A estas operaciones se apuntan con fruición dirigentes y empresarios de los países más pobres, que desvían más del 30 por ciento de sus recursos a esos paraísos fiscales.
Sorprende que hasta ahora solo se hayan tomado algunas tímidas medidas contra la evasión fiscal, que no es solo una evidente injusticia sino un factor importante de la pobreza en el mundo