La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Obispo de Orihuela-Alicante recuerda a los sacerdotes que «sirvan y den la vida por el pueblo de Dios»

El Obispo de Orihuela-Alicante (España), Mons. Jesús Murgui, exhortó ayer a los sacerdotes de su diócesis a servir y dar la vida  por el pueblo de Dios, durante la Misa crismal que presidió en la Concatedral de San Nicolás. La Misa estuvo concelebrada por el Obispo Emérito, Mons. Rafael Palmero.

En la homilía de la Misa Crismal, en la que los sacerdotes de una diócesis renuevan sus promesas y en la que se bendice el crisma (aceite) para los sacramentos, el Obispo exhortó a sus sacerdotes: «sirvan y den la vida por el pueblo de Dios que peregrina en estas nobles tierras». «Debemos reanudar nuestra fe en esa fuerza de Dios que habita en nosotros», alentó.

El Obispo también dedicó unas palabras al Obispo Emérito de Roma, Benedicto XVI y dio gracias por el «regalo de los últimos acontecimientos eclesiales que debemos agradecer como impagable ayuda a nuestra fe: el final de Benedicto XVI y el principio del Papa Francisco». Así, destacó que «ha hecho público que Cristo es quien guía y sostiene la Iglesia» y del Papa Francisco que «no ha huido de la Cruz y se ha abrazado a ella en señal de puro servicio, sencillez y preocupación por los más pobres y por la paz».