La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
LEGALIZARIA EL ABORTO, LA LIBERTAD SEXUAL EN LA NIÑEZ, LA ELECCION DE SEXO, EL ADULTERIO…

Los Hermanos Musulmanes muestran su alarma –junto al Vaticano- ante la Declaración de Derechos de la Mujer que debate la ONU: “Sería la destrucción de la sociedad islámica”

La organización islamista egipcia Hermanos Musulmanes, a la que pertenece el presidente del país, Mohamed Mursi, ha afirmado asegura que la declaración que se debate en las  Naciones Unidas sobre Derechos de la Mujer «llevaría a la completa desintegración de la sociedad» y «sería el paso final de la invasión cultural e intelectual de los países musulmanes». Se recuerda que esta Declaración que prepara la ONU se debate al amparo de la lucha contra laviolencia de género y recoge en su integridad la llamada «ideología de género» que ya ha sido vertida, en buena medida, en el Derecho civil emujeres musulmanasspañol durante las legislaturadas  presididas por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, promotor a su vez de la «Alianza de Civilizaciones»…

En un comunicado publicado ensu página web  (www.ikhwanweb.com), la formación islámica afira que el documento incluye artículos «que contradicen principios establecidos del Islam y que minan la ética islámica, destruyendo la familia, una construcción básica de la sociedad, tal y como recoge la Constitución del país». Así, enumera un total de diez puntos que «revelan la decadencia que espera al mundo musulmán» en caso de que se ratifique el documento, lo que se espera que ocurra de manera inminente.

En primer lugar, destaca que el texto «garantiza a las niñas total libertad sexual, así como libertad para elegir su género y el género de su pareja, al tiempo que eleva la edad de matrimonio», tras lo que ha denunciado que «permitiría el uso de anticonceptivos por parte de adolescentes y legalizaría el aborto en nombre de derechos sexuales y de reproducción». Asimismo,  critica que el documento «dé igualdad de derechos a las mujeres adúlteras y a los hijos ilegítimos de relaciones adúlteras», así como que «garantice igualdad de derechos a los homosexuales y da protección y respeto a las prostitutas».

En quinto lugar, Hermanos Musulmanes ha puntualizado que este documento «da derechos a las mujeres para que presenten demandas contra sus maridos en los que les podrán acusar de violación o acoso, forzando a las autoridades a imponer castigos similares a los prescritos en caso de que los abusos los cometiera un extraño».

Otro de los focos de sus críticas es que tanto hombres como mujeres tengan los mismos derechos a la hora de heredar, así como la sustitución de la figura del ‘guardián’ y la repartición de obligaciones en el hogar en campos como los gastos, la cría de los hijos y las tareas domésticas. Igualmente muestra su malestar ante «la igualdad en la legislación de matrimonios, lo que permitiría a mujeres musulmanas casarse con hombres no musulmanes», así como «la abolición de la poligamia, la dote y la obligación de los hombres de ocuparse de los gastos familiares».

La formación islamista critica también que «se quite a los maridos la autoridad del divorcio para ponerla en manos de jueces» y que «haya que dividir las propiedades tras el divorcio». Por último, ha denunciado que el texto «cancela la necesidad de que haya consentimiento del marido para que la mujer pueda viajar, trabajar o usar anticonceptivos». Por todo ello, los Hermanos Musulmanes cee que el texto es «una herramienta destructiva que minará la institución de la familia, subvertirá la sociedad y la arrastrará a la ignorancia vigente en la época preislámica».

Así, ha solicitado a los líderes de los países musulmanes y a sus representantes ante Naciones Unidas que rechacen y condenen el texto, al tiempo que urge a la universidad de Al Azhar –el centro sunní más importante del mundo– a que condene la declaración y «recalque el punto de vista islámico respecto al documento».

Egipto se ha unido a Irán, Rusia y Vaticano –hecho que ha sido descrito por algunos diplomáticos occidentales como ‘la alianza impía’– en sus intentos por bloquear la declaración sobre derechos de la mujer en su actual formato argumentando divergencias de lenguaje en las materias de derechos sexuales, reproductivos y de los homosexuales.