La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Arzobispo de Madrid destaca que el Vía Crucis de este año «tendrá un profundo sentido de unión con el Vicario de Cristo»

El Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio Mª Rouco Varela, ha escrito una carta con motivo del Via Crucis Diocesano que se celebrará el próximo 22 de marzo en la Puerta del Sol. En ella, recuerda que la Iglesia vive «días históricos» pues «Benedicto XVI sigue sirviendo de todo corazón a la Iglesia entregado a la oración, y nos ha animado a orar especialmente por el nuevo Pontífice». Así, anima a «seguir pidiendo por Benedicto XVI, para que el Señor le conforte y sostenga, le consuele e ilumine y haga fecundos todos los trabajos, plegarias y sufrimientos en favor de su santa Iglesia».  CARTEL-VIA-CRUCIS-692x1024

También recuerda que «es tiempo de oración y de plegaria por el futuro Santo Padre; tiempo de penitencia, por el tiempo litúrgico de Cuaresma en el que nos encontramos; y siempre, tiempo de desagravio y esperanza, porque nos preparamos para las solemnes celebraciones de la Semana Santa que concluye con la muerte redentora de Nuestro Señor en la Cruz y la alegría de su Resurrección». Acontecimientos, prosigue, que «le otorgan a la Misión-Madrid, que estamos llevando a cabo durante el curso 2012-2013 en nuestra ciudad, una dimensión nueva».

«Dentro de los actos previstos por la Misión-Madrid está el solemne Via Crucis que se celebrará en la Puerta del Sol de Madrid el próximo Viernes de Dolores, día 22 de marzo de 2013, a las 18.30 horas, como preparación inmediata para la Semana Santa. Deseo que, al igual que sucedió con la celebración de la JMJ 2011, este Via Crucis tenga abundantes frutos espirituales y que sirva a los madrileños en especial, y a todos los que se animen a vivirlo, para profundizar en la Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, por medio del arte y la tradición de nuestras imágenes de las Cofradías e iglesias madrileñas, verdaderos altares en la calle y de nuestro modo de sentir y vivir la fe», afirma.

En este sentido, explica que el Vía Crucis de la Misión-Madrid «contará con pasos de la Semana Santa madrileña que son tesoros del patrimonio de nuestra Archidiócesis» y agradece «la generosidad y disponibilidad» de todas las Cofradías y Hermandades, y de sus miembros, en la celebración de este Via Crucis «que este año tendrá un profundo sentido de unión con el Vicario de Cristo».

Finalmente, anima a los sacerdotes y laicos de Madrid, a los miembros de la vida consagrada y a todos los visitantes, «a participar en este Via Crucis, pidiendo, a través de Nuestra Señora de la Almudena, que el Espíritu Santo suscite en todos, por medio de la contemplación de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor, un afán evangelizador renovado, henchido del amor de Cristo por todos los que sufren en estos momentos tan críticos de nuestra sociedad, y un sentido profundo de comunión con la Iglesia y sus pastores; y de forma singular con el Sucesor de Pedro».