La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

José Luis Restán: «El próximo Papa no podrá prescindir del legado vivo que ha introducido en el camino de la Iglesia Benedicto XVI»

El Salón de actos de la Cadena COPE acogió ayer la presentación del libro de José Luis Restán “Diario de un Pontificado 2011-2013. Padre hasta el final”, de ediciones Encuentro. En el acto intervino también Ninfa Watt, Vicedecana de Periodismo de la UPSA y José Francisco Serrano, Decano de Humanidades del CEU.  la_foto

Reconociendo que siente “aprecio, estima y reconocimiento” por la figura de Benedicto XVI, José Luis Restán comenzó su intervención hablando de la crisis de Vatileaks, “una historia triste de un desequilibrio de mezquindades, orgullos y resentimientos”, que, además, “no ha revelado nada” y afirmó que “en ese contexto tremendo, con el dedo acusador de todos los medios”, el Papa habla de los días de sol y de sombra porque “cuando la tormenta arrecia es más necesaria que nunca la compañía de los amigos. El Papa llama amigos a sus colaboradores, somos un equipo. Este es el hombre del que he querido hablar”, por el que dijo sentir, además, “una potente atracción”.

También señaló  que tiene la “mirada puesta en el futuro” y destacó la “última gran lección” que ha dado al mundo Benedicto XVI. “El próximo Papa no podrá prescindir del legado vivo que ha introducido en el camino de la Iglesia Benedicto XVI”, al igual que le ocurrió a él con Juan Pablo II y a éste con sus antecesores. Y afirmó que “la vida de la Iglesia sigue” y que es “un momento para rezar”.

“Es verdad que Benedicto XVI ha sido un hombre de sorpresas”, reconoció Restán al ser preguntado al final de la presentación. “Es el primer Papa –desde Constantino en adelante- que ha hablado al mundo sabiendo que la mayor parte de los que le escuchaban, ya no eran cristianos”. Comentó que si pudiera hacerle una pregunta a Joseph Ratzinger, sería la de qué experiencias le han hecho tener una “certeza tranquila”.

Por su parte, Ninfa Watt agradeció al autor que “haga este diario –de Benedicto XVI-, que ha seguido sus pasos para acercar a los lectores sus acciones” y que ha observado con “mente lúcida la andadura pontificia”. A su juicio, Restán es un “referente en el periodismo religioso”, que de manera concreta en este libro, “sin dejar de ser el periodista, quien toma la palabra es el hombre de fe, el creyente que con un profundo amor a la iglesia aporta su mirada de fe sobre la realidad, sobre las palabras y gestos de Benedicto XVI”.

Además, reconoció que en el libro “recoge cosas que no salen en la prensa habitualmente” y que ese es “el mejor homenaje que se puede hacer a este gran Papa que ha insistido tanto en la unión fe-razón”.

 También intervino José Francisco Serrano, quien relató que cuando conoció la renuncia de  Benedicto XVI y tras hablar con Restán, “José Luis me hacía pensar que el complejo anti-romano en este momento puede estar transformándose y convirtiéndose en el complejo post-romano”  y recordó que “para que una verdad sea reconocida debe ser veraz, mostrarse como una posibilidad digna de crédito a los ojos de los hombres”. Así, afirmó que “el trabajo de José Luis Restán, su periodismo, su forma de hacer periodismo, incide en crear en España hoy, en la  Iglesia en España hoy, esas condiciones de veracidad para que la verdad sea aceptada”.

Por su parte, el director de ediciones Encuentro, José Miguel Oriol, agradeció la rapidez con la que ha reaccionado para hacer el colofón final de la obra y por “hablar del pontificado y del legado” de Benedicto XVI.