La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
A PROPOSITO DE LAS DECLARACIONES DE FERNANDEZ DIAZ SOBRE EL “MATRIMONIO” HOMOSEXUAL

Gallardón contemporiza: cuando hay amor está justificada la unión de dos personas

fotonoticia_20130306113233_500El Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha recurrido a una via intermedia para responder a una pregunta sobre las recientes declaraciones del ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, en las que cuestionaba el matrimonio entre personas del mismo sexo al no garantizar la supervivencia de la especie. Sin referirse expresamente a la palabra “matrimonio” que es lo que cuestionó el señor Fernández Diaz en contra de la reciente sentencia del Tribunal Constitucional, el ministro de Justicia ha declarado que lo que justifica una «relación conyugal es el amor» y que cuando hay amor está justificada la unión de dos personas.

Gallardón, que realizó estas declaraciones en una entrevista en Radio Nacional, declinó valorar las declaraciones del Ministro de Interior con quien, según ha comentado, no ha tenido ocasión de hablar sobre este tema y se ha mostrado convencido de que «no es bueno» opinar a «golpe de titular».

La opinión personal de Gallardón es que «allí donde haya amor está plenamente justificada la unión de dos personas». Para el Ministro, «esa necesidad de encuentro, de afecto y de compartir una vida en común entre dos personas es amor y es un comportamiento histórico de la humanidad». Ante esa actitud, el titular del gabinete de Justicia entiende que «los poderes públicos deben crear instrumentos adecuados para que esa voluntad de encuentro tenga sus efectos jurídicos y desarrollo en una sociedad avanzada y democrática como es la nuestra».

Pero el cuestionamiento del ministro del Interior, que ha sido objeto de un aluvión de críticas por parte del «lobby» homosexual y de la izquierda, sigue en pie: la unión de dos personas del mismo sexo no puede considerarse como un «matrimonio» que solo es aplicable a la unión de un hombre y una mujer, abierta por tanto a la reproducción de la especie humana, cosa que es imposible en el caso de la relación homosexual.