La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Las palabras de Benedicto XVI siempre quedarán

SourceURL:file://localhost/Users/manuel/Downloads/Las%20palabras%20de%20Benedicto%20XVI%20%20siempre%20quedaran.doc

octavio ronceroOctavio Roncero, periodista.- Las palabras de Benedicto XVI siempre quedarán: pasaran a la historia porque son Palabras de Dios. En sus numerosos libros, sus encíclicas, sus homilías, sus cartas, sus escritos todos… Su hermano monseñor Georg Ratzinger lo ha dicho más claro: “Su misión ha sido  guiar a la gente a vivir la Palabra de Dios”

José Pedro Manglano inicia así su reciente libro sobre el Papa: “Las homilías de Benedicto XVI constituyen una de las actividades del Papa que, sin duda, pasarán a la historia. Cada una de ellas es una pequeña obra de arte. Son claras, bellas, profundas, piadosas, exigentes, cercanas. En ellas hablan los símbolos. los gestos, los Padres de la Iglesia, los santos… Se escuchan las voces del pueblo judío en sus siglos de existencia y en sus costumbres…”

Benedicto XVI tiene al menos dos maneras de hablar y de escribir. En una de ellas se dirige a los intelectuales y en la otra al pueblo llano. En las dos se muestra la delicadeza de este ser humano singular, la cercanía a los pobres, a los desheredados, a los que sufren, a los minusválidos… y también a los jóvenes, que le han escuchado emocionados con sus palabras, con su sola presencia

En la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Madrid, cuando se dirigía a los jóvenes,  dijo entre otras muchas cosas: “Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe, el mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesitan ciertamente a Dios”. Los jóvenes que le escuchaban pasaban del millón y el Papa era ya anciano, pero sus palabra eran jóvenes, emotivas y directas como si existiera una mutua confianza entre ellos. Era emocionante. Parecía que sus palabras eran justo las que todos esperaban. No se dirigía e ellos uno de los intelectuales más importantes de este siglo, que lo es: en ese momento era el Papa de los jóvenes.

En todo contacto humano de Benedicto XVI, a lo largo de su mandato, ha existido siempre una emocionada relación  con sus oyentes, algo sobrenatural. Es cierto que es uno de los intelectuales más importantes de este tiempo, pero también una persona, cuyas solas palabras, emocionaban a la gente, fuera quien fuera el auditorio que le escuchara…