La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Las explicaciones del P. Lombardi: “Se trata de una decisión personal, profunda, tomada en un clima de oración ante el Señor”

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el P. Federico Lombardi, ha informado que una vez presentada oficialmente su renuncia al pontificado, Benedicto XVI se trasladará al monasterio de las religiosas de clausura en la colina del Vaticano, apenas terminen los trabajos de reestructuración. Cuando comience la sede vacante – explicó el padre Federico Lombardi – en un primer momento el Papa se trasladará a las Villas Pontificias de Castel Gandolfo y cuando concluyan los trabajos de reestructuración, irá al monasterio de las religiosas de clausura en la colina vaticana.  lombardi-450x348

En su encuentro con los periodistas, el Padre Lombardi dijo que el Papa ha sorprendido con el anuncio de su dimisión en un día que es festivo en el Vaticano, “de modo que hemos tenido poco tiempo para organizarnos en esta situación tan importante”.

“Como muchos de ustedes sabían –dijo a los periodistas–, esta mañana estaba previsto el Consistorio ordinario público par algunas causas de canonización. En esta ocasión fueron convocados – por eso se llama Consistorio público – todos los cardenales que están en Roma y que pueden participar, por lo que había un gran número de purpurados en torno al Santo Padre”.

De ahí que el P. Lombardi afirme que el Papa ha elegido esta ocasión particularmente significativa, con el colegio de cardenales reunidos para anunciar algo tan importante. A propósito del texto que el Papa leyó en latín al término del Consistorio, el P. Lombardi ha subrayado el hecho de que el Papa dijera que había examinado repetidamente su conciencia ante Dios. “Por lo tanto, se trata de una decisión personal, profunda, tomada en un clima de oración ante el Señor de quien ha recibido la misión que está desarrollando. Y llegó a la certeza de que sus fuerzas, a causa de la edad avanzada, ya no son aptas para ejercer de modo adecuado el ministerio cetrino”.

“Éste es el motivo fundamental de la decisión. Es decir – afirmó el portavoz– el examen de conciencia sobre sus fuerzas con relación al ministerio, a la tarea que debe desarrollar… El Papa también afirmó que es consciente de que este ministerio por su esencia espiritual, debe ser realizado no sólo con las obras y con las palabras, sino también sufriendo y orando, por tanto, también está el valor del sufrimiento y de la oración en este ministerio”.

Entre las motivaciones de la dimisión del Papa, como se nota en sus palabras, están las circunstancias del mundo de hoy que con respecto al pasado son particularmente graves por la rapidez y la cantidad de acontecimientos y problemas que se plantean. Por tanto –añadió el P. Lombardi– se decisión se debe a la exigencia de un vigor que debe ser más fuerte que en los tiempos pasados. Vigor del que el Papa afirma que ha disminuido en los últimos meses”.

El P. Lombardi también afirmó que es significativa la frase: “Muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro”. Y dijo al respecto que esta es la declaración, digamos formal, desde el punto de vista jurídico, importante. Porque en el Código de Derecho Canónico, en el canon 332, párrafo 2, se lee: “En el caso de que el romano pontífice renuncie a su oficio, se requiere para la validez, que la renuncia sea hecha libremente y que sea debidamente manifestada. No se requiere, en cambio, que alguien la acepte”.

De modo que los dos puntos fundamentales son la libertad y la debida manifestación. Libertad y manifestación pública, como precisamente es el Consistorio público, al que el Papa ha manifestado su voluntad.

Benedicto XVI permanecerá en sus plenas funciones y en su servicio hasta el 28 de febrero a las ocho de la noche, hora de Roma. Desde ese momento se iniciará la situación de “sede vacante”, regulada, desde el punto de vista jurídico y canónico por los textos que se refieren a la misma en el Código de Derecho Canónico y en la Constitución Apostólica “Universi dominici gregis”, sobre la sede apostólica vacante de Juan Pablo II.

La declaración del Papa es coherente con lo que el mismo Papa había declarado en el libro entrevista “Luz del mundo” de Peter Seewald, en el que hay dos preguntas precisas que se refieren a la hipótesis de la dimisión. Seewal le había preguntado al Papa a propósito de situaciones difíciles si éstas pesaban sobre el pontificado en curso y si el Papa había pensado en dimitir. Y la respuesta de Benedicto XVI fue: “Cuando el peligro es grande no se puede escapar, he aquí por qué éste, seguramente, no es el momento de dimitir” (la referencia era la cuestión de los abusos sexuales, etc.) “es precisamente en momentos como éste en que es necesario resistir y superar, la situación difícil. Éste es mi pensamiento. Se puede dimitir en un momento de serenidad, o cuando sencillamente no es posible continuar, pero no se puede escapar en el momento del peligro y decir “que se ocupe otro de esto”.

Por tanto, añadió Lombardi, “aquí el Papa dejó claro que las dificultades no eran para él un motivo de dimisión, es más, era un motivo para no dimitir”. La segunda pregunta de Seewal: “Por tanto, ¿se puede imaginar una situación en la cual Usted considere oportuno que el Papa dimita?”. La respuesta de Benedicto XVI fue: “Sí, cuando un Papa llega a la clara conciencia de no ser más capaz física, mental y espiritualmente de desempeñar el cargo que le ha sido encomendado, entonces tiene el derecho, y en algunas circunstancias también el deber, de dimitir”.