La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Diálogo interreligioso y bien común, exhortación del Papa a delegación kazaja

PapaUna destacada delegación de Kazajistán llegó al Vaticano, para conmemorar el décimo aniversario de la fundación del ‘Congreso de líderes de las religiones mundiales y tradicionales’ – importante institución de diálogo interreligioso, querida por la presidencia kazaja.

La delegación, encabezada por el presidente del Senado, Kairat Mami, participó en la audiencia general de Benedicto XVI el pasado miércoles. El Santo Padre con un cordial saludo que pronunció en ruso, deseó que Dios Todopoderoso bendiga Kazajistán y su compromiso para impulsar el diálogo entre las religiones y el bien común.

En el marco de esta visita, se celebró también un encuentro con la participación de destacados representantes de la Curia Romana, en particular de los cardenales Angelo Sodano, Decano del Colegio Cardenalicio y Jean Luis Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, así como de numerosos miembros del cuerpo diplomático. Se presentó una muestra fotográfica para celebrar y documentar los diez años de actividades del Congreso de diálogo interreligioso y de las cuatro asambleas internacionales, que se han desarrollado hasta hoy.

En las diversas intervenciones se puso de relieve la importancia de las buenas relaciones que se han desarrollado entre la República de Kazajistán y la Santa Sede en los últimos veinte años; se recordó el histórico viaje del Beato Juan Pablo II a Astaná en 2001, cuyo lema fue – como el mismo Papa recordó a su regreso – el mandamiento de Cristo: «Amaos los unos a los otros».

«Resultó muy significativo llevar este mensaje a ese país, en el que conviven más de cien etnias diversas, que colaboran entre sí para construir un futuro mejor», hizo hincapié asimismo Juan Pablo II, señalando que la ciudad de Astaná, donde se desarrolló su visita, desde hacía menos de cuatro años se había convertido en la capital y símbolo de la reconstrucción del país».