La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
“Las cosas van a ir a peor”

Aumenta el pesimismo entre los españoles sobre la salida de la crisis económica

fotonoticia_20130204135323_500 Uno de cada cuatro españoles (26,7 por ciento) cree que su situación económica familiar empeorará en 2013 respecto al pasado año y un 22,3 por ciento reconoce que actualmente su situación económica familiar es mala, según los datos recogidos por el ‘II Barómetro de la Familia Madrid Vivo’ del instituto de estudios para la familia ‘The Family Watch’, realizado entre una muestra de 600 hogares de toda España.

Asimismo, el informe recoge que el 90,5 por ciento de los encuestados percibe un empeoramiento de la situación económica actual respecto al 88,3 por ciento de 2012. Además, para la mayoría de los españoles las expectativas de futuro no cambian y aumenta el pesimismo, ya que un 53,4 por ciento de los entrevistados asegura que la crisis ha hecho que su calidad de vida haya empeorado en el último año y un 40,7 por ciento considera que la situación económica dentro de un año será peor de lo que es actualmente.

Ante estos datos, el director general de ‘The Family Watch’, Ignacio Socias, ha manifestado que “la percepción de los españoles ante la situación de crisis no es de que las cosas estén empezando a mejorar o de que vayan a ir a mejor, sino de que van a ir a peor y que en el futuro no será fácil que mejore”.

En cuanto al ámbito familiar, el 96 por ciento asegura que la familia es la institución que soporta en mayor medida el peso de la crisis. En este sentido, el estudio apunta que en uno de cada diez hogares vive alguna persona dependiente y tres de cada cuatro de ellos (74,65 por ciento) no dispone de ningún tipo de ayuda por parte de la Administración.

Por otro lado, el observatorio muestra que en la actualidad las familias viven un proceso de ‘desemancipación’, con el regreso de jóvenes a sus hogares una vez emancipados, en un 9 por ciento. Respecto al futuro de los jóvenes, el 64,2 por ciento de los encuestados señala que vivirán peor que sus padres y el 48,7 por ciento cree que los jóvenes no están preparados para ser padres y educar a sus hijos debido a la falta de una vivienda, de un trabajo seguro así como por la falta de un futuro estable.

Vuelven a casa los jóvenes emancipados

El observatorio indica también que los españoles se muestran pesimistas ante la falta de políticas en materia familiar planteadas por el Ejecutivo, pues un 62,5 por ciento no espera que en 2013 vaya a mejorar la ayuda a las familias. Asimismo, destaca el dato del paro, con un 60,2 por ciento de los entrevistados que asegura tener algún familiar en situación de desempleo y con un 92 por ciento que se muestra a favor de mantener la ayuda de 400 euros a parados sin ningún tipo de ingresos. Por otro lado, un 48 por ciento considera la dación en pago como solución al problema de los desahucios.

Las familias españolas subrayan como medida necesaria contra la crisis que se priorice la protección de los empleados con hijos a su cargo ante una situación de ERE empresarial así como que las compañías tengan beneficios fiscales si promueven la maternidad. También avalan una mejora en la conciliación familia-trabajo que permita la creación de guarderías en los centros de trabajo –se trata de la medida más solicitada, por el 91,2 por ciento–; un 82,5 por ciento pide la coordinación del calendario laboral y escolar; el 82 por ciento apuesta por el teletrabajo desde casa como fórmula para favorecer la conciliación; y el 87,8 por ciento optan por una jornada de trabajo continua en vez de jornada partida.

Por último, el informe recoge que el 69,7 por ciento de los hogares han reducido los gastos destinados a comidas o cenas fuera de casa, además, el 57,7 por ciento ha dejado de viajar o salir de vacaciones; el 66,3 por ciento ha pospuesto gastos como cambiar de coche o reformar la casa; el 5,3 por ciento ha optado por mudarse a una casa más económica; y el 30,0 por ciento busca ingresos extra para llegar a fin de mes.

El director general de ‘The Family Watch’ ha asegurado que el mayor signo de esperanza que muestra el estudio es que “la familia sigue existiendo y sigue siendo fuerte”. “El gran motivo de esperanza es que pase lo que pase, hagamos lo que hagamos o roben lo que roben la familia siempre está ahí”, ha apostillado.