La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Benedito XVI recuerda que «lo que llena verdaderamente el corazón humano es el don de la fe y la esperanza en Cristo»


Papa-AngelusAceptar el don de la fe y la esperanza en Cristo, es lo que llena verdaderamente el corazón humano, ha dicho el Sucesor de Pedro en su saludo a los peregrinos de lengua española, después de la oración del Ángelus dominical.

En su reflexión previa sobre las bodas de Cana, en las que Jesús transforma el agua en vino, Benedicto XVI afirmó que “el vino es símbolo de la alegría del amor”, pero que “también hace alusión a la sangre que Jesús derramará al final, para sellar su pacto nupcial con la humanidad”.

Seguidamente el Papa expresó que “la Iglesia es la esposa de Cristo, el cual la hace santa y bella con su gracia. Sin embargo esta esposa, formada de seres humanos, necesita siempre la purificación. Y una de las culpas más graves que desfiguran el rostro de la Iglesia es la que va contra su unidad visible, en particular las históricas divisiones que han separado los cristianos y que no han sido aún superadas”, para animar a todos, en la semana de oración por la unidad de los cristianos que se desarrolla del 18 al 25 de enero, a rezar juntos para que podamos realizar “lo que el Señor nos exige” .

El Papa concluyó: “Queridos amigos, a la oración por la unidad de los cristianos quisiera agregar una vez más la de la paz, para que, en los diversos conflictos por desgracia en acto, cesen las tragedias de civiles inermes, que termine toda violencia, y se encuentre el ánimo del diálogo y de las negociaciones. Para ambas intenciones, invoquemos la intercesión de María Santísima, mediadora de gracia”.