La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El arzobispo de Toledo advierte que «la mayor desgracia para los humanos es desconocer a Cristo»

Durante la celebración de las I Jornadas de Pastoral en Toledo este fin de semana, el Arzobispo de la ciudad, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, dirigió unas palabras a los asistentes en las que mostró su deseo de que el encuentro ayudase a «a prepararnos mejor para poder evangelizar como Iglesia de Toledo a cuantos junto a nosotros no conocen realmente a Jesucristo».  brauliorodriguez_plaza

Para Mons. Rodríguez Plaza, «la fe católica no la comparten todos nuestros contemporáneos, no me refiero a cuantos han llegado a nosotros desde otros países como migrantes y no son cristianos. Se trata de vecinos nuestros, conciudadanos; con frecuencia no sabemos como presentar bien nuestra fe y a su fundador, nuestro Señor Jesucristo. Son adolescentes, jóvenes y adultos alejados o despreocupados de Cristo».

En este sentido, afirmó que las actitudes de un cristiano pasan por «anunciar a Cristo como servicio de amor necesario a sus contemporáneos». Y debe hacer, prosiguió, con «el lenguaje adecuado, porque no nos ha de importar tener éxito humano, sino que los hombres,  siempre pobres, sean llenos de una riqueza absolutamente necesaria».

A su juicio, «esa preocupación nos debe alejar de cualquier actitud de superioridad o de desprecio disimulado ante la situación del no creyente o alejado». Y añadió que «la mayor desgracia para los humanos es desconocer a Cristo que nos salva de la vacuidad de las preocupaciones mundanas».