La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Papa recuerda que «Jesús ejerce sobre nosotros la acción liberadora del amor de Dios»



Veinte bebés de pocos meses, hijos de empleados vaticanos fueron bautizados por el Papa ayer. En su homilía, recordó que «Jesús ejerce sobre nosotros la acción liberadora del amor de Dios».  Papa-Angelus

Poniendo de relieve la alegría de la celebración y la belleza y significado del Bautismo, Benedicto XVI hizo hincapié en «la obra de Dios que Jesús quiere cumplir: la misión divina de curar a quien está herido y medicar a quien está enfermo, de tomar sobre sí el pecado del mundo».

Benedicto XVI recordó asimismo que al recibir el Bautismo estos niños renacen como hijos de Dios, partícipes de la relación filial que Jesús tiene con el Padre, capaces de dirigirse a Dios llamándolo con plena confidencia y confianza: “Abbá, Padre”. Insertados en esta relación y liberados del pecado original, ellos se convierten en miembros vivos del único cuerpo que es la Iglesia y capaces de vivir en plenitud su vocación a la santidad, de modo que puedan heredar la vida eterna, obtenida gracias a la resurrección de Jesús.

A los queridos padres, el Papa les señaló que al pedir el Bautismo para sus niños, manifiestan y testimonian su fe, la alegría de ser cristianos y de pertenecer a la Iglesia. Y dirigiéndose a los padrinos y madrinas les recordó el importante deber de sostener y ayudar a los padres en la obra educativa