La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Arzobispo Castrense destaca «el buen corazón y vocación y entrega como militar» de David Fernández Ureña

El arzobispo castrense, Monseñor Juan del Río, presidió ayer el funeral por el sargento David Fernández Ureña, muerto en Afganistán cuando trataba de neutralizar un artefacto explosivo. Al funeral, celebrado en el Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros de Zaragoza en el que estaba destinado, asistió el Príncipe de Asturias.   el-principe-felipe-preside-hoy-el-funeral-del-militar-espanol-muerto-en-afganistan_detalle_articulo

En su homilía, el arzobispo general castrense lamentó la muerte inesperada del sargento, de quien destacó su «buen corazón y vocación y entrega como militar».

Además, subrayó que para un militar la muerte «no es un tabú» porque han sido educados para asumir su propia entrega como precio de la seguridad, la libertad y la defensa de su país que hoy, en la complejidad de la globalización, se juega a muchos kilómetros de distancia, en el caso del sargento, en Afganistán.

El sargento David Fernández Ureña, experto en desactivación de explosivos, de 35 años, murió el pasado viernes al estallar un artefacto improvisado cuando realizaba labores de reconocimiento en la ruta OPAL, entre las localidades de Qala i Naw y Darra i Bum.

Natural de Bilbao, soltero y sin hijos, ingresó en el Ejército en el año 2000 y desde 2008 estaba destinado en el Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros de Zaragoza.

Los restos fueron trasladados ayer a Zaragoza desde Afganistán en un avión T-22 del Ejército del Aire, después de que sus compañeros le despidieran en sendas ceremonias oficiadas en las bases ‘Ruy González de Clavijo’ de Qala i Now y en la Base Aérea de Apoyo Avanzado de Herat.