La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Los obispos venezolanos piden no manipular la Constitución por la salud de Chávez

El Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Diego Padrón, ha hecho un llamamiento a las autoridades del país a respetar la Constitución y no manipularla en función de si el presidente Hugo Chávez podrá prestar juramento el próximo 10 de enero. «El panorama político y social, por la misma incertidumbre derivada de la enfermedad presidencial, permanece oscuro. Se escuchan diversas interpretaciones sobre la norma constitucional que regula la toma de posesión del Presidente para un nuevo período de gobierno», dijo Mons. Padrón al inaugurar la 99º Asamblea Ordinaria de la CEV. conferencia_episcopal_venezolana2

En este sentido, recordó que el 10 de enero expira el actual mandato presidencial y se inicia otro para el cual fue reelecto Chávez. «No habría tenido ningún sentido la jornada electoral del 7 de octubre, si no hubiera estado en función de un período distinto de gobierno, similar al nuevo período del actual Presidente de la Asamblea Nacional». Mons. Padrón dijo que si bien no es el deber de los obispos interpretar la Constitución, «está en juego el bien común del país y la defensa de la ética. Alterar la Constitución para alcanzar un objetivo político es moralmente inaceptable». «Si se prescinde de la Constitución, se prescinde también de la institución y se cae en la pugna por cuotas de poder, en la violencia y en la anarquía e ingobernabilidad», añadió.

Por ello, indicó que los obispos rechazan «todo posible intento de manipulación de la Constitución en favor de intereses de una parcialidad política y en detrimento de la democracia y de la unidad del país». Asimismo, lamentó que «hasta hoy no ha recibido oficialmente ningún parte médico venezolano. (…); sólo le ha comunicado, con evidente dificultad, su verdad política».

El Presidente de la CEV también advirtió que siguen pendientes problemas como la violencia, la crisis económica y el pedido de libertad para la Juez María de Lourdes Afiuni, los Comisarios y otros. «Si por el momento no pudiera haber una Ley de Amnistía, que haya al menos un gesto humanitario en homenaje a la sensibilidad del Presidente, que está gravemente enfermo. Las actuales autoridades nacionales podrían unir a la oración del pueblo la ofrenda-homenaje de la liberación de los privados de libertad y exiliados, sin olvidarnos de los miles de venezolanos privados de libertad, sin el debido proceso», señaló. Finalmente, el Arzobispo llamó a los venezolanos a tener el corazón vuelto hacia Dios y fomentar el diálogo para superar los intereses particulares y lograr la unidad del país. «Estemos seguros de que saldremos bien librados de la controversial coyuntura nacional, si nos reconocemos mutuamente, valoramos nuestras capacidades y contamos con la indefectible ayuda de Dios», afirmó.