La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Durante la conferencia “Presencia pública de la religión”

María Encarnación González, directora de la Oficina para la Causa de los Santos de la CEE: “Un cristiano no puede renunciar ni a la libertad ni a la búsqueda de la verdad”

Bajo el título “Presencia pública de la religión”, la directora de la Oficina para la Causa de los Santos, de la Conferencia Episcopal Española, María Encarnación González Rodríguez; y el abogado, periodista, y diputado, Gabriel Elorriaga Fernández,  han abarcado la coacción del ámbito creyente y la relación con la búsqueda de la verdad.

Los tres ponentes han partido de la declaración del Concilio Vaticano II “Dignitatis humanae” para referirse a la Libertad Religiosa como derecho primario de los seres humanos. Así, el Para Chimeno, “una de las manifestaciones de la libertad religiosa es la presencia pública de la religión; es decir, la libre presencia pública de la religión”.
Por su parte, María Encarnación González Rodríguez, ha subrayado que “un cristiano no puede renunciar ni a la libertad ni a la búsqueda de la verdad, pero siempre dentro de una propuesta de diálogo y, por supuesto, tratando de buscar entre todos la verdad que compartimos”.
Para el ex diputado Gabriel Elorriaga Fernández, la presencia de la religión permanece en la sombra, tapada por el velo de lo privado y expuesto solo de manera pública junto a la intencionalidad política. Este hecho, concluye, contribuye al empobrecimiento de la convivencia civil y a la restricción de la actitud intuitiva del ser humano.