La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
CONVERSATION BETWEEN BELIEVERS AND NON-BELIEVERS

Capítulo XX: «La figura de la mujer» (II)

CONVERSACIONES

 

ABSTRACT

This is a review of the second part of Chapter XX of Julián Marías’ book “Antropología Metafísica”.

In this part, Marías talks about man and woman as reciprocal structures which have mutual interest. In his opinion, sexual attraction is a particular form of this interest. The problem is that the sexed condition of woman and man is in crisis in our society as it tries to put one sex on a level with the other in a ridiculous and absurd way that diminishes the polarity between both sexes.

Marías considers that man needs woman and vice versa, and that need is a heterosexual need. Furthermore, from the different deals between man and woman it emerges an intersexual friendship, which comes not from a sexual attraction but from a sexed attraction. Nowadays, this friendship is being damaged due to the professional competition between both sexes, the supposed equality between man and woman and the sexual promiscuity, which incites to distort sex.

Finally, Julián Marías also asserts that a relationship which is not based on love is possible between man and woman. In this kind of relationship one becomes the way for the project of the other.

Next week, we will review on Chapter XXI: “Vital reason: male and female”.

 

A continuación nos adentramos en la segunda parte del Capítulo XX: La figura de la mujer de Julián Marías Antropología metafísica.

 

Vemos, por tanto, como varón y mujer son dos estructuras recíprocas donde se da una convivencia argumental, siendo la atracción sexual una forma particular de este interés mutuo donde se descubre la doble realidad personal. El problema es que nuestra sociedad está poniendo en crisis la condición sexuada que permite la relación recíproca entre varón y mujer, en favor de una absurda y errónea nivelación que disminuye la polaridad, haciendo que el varón pierda el interés y la iniciativa hacia la gracia de la mujer.

“La atracción sexual es solamente una forma particular del interés mutuo que sienten el hombre y la mujer”[1]. El hombre necesita a la mujer para ser hombre, y viceversa. Es una necesidad heterosexual, y así, de los diferentes tratos amistosos surge de forma especial la amistad intersexual que nace de una atracción no sexual, sino sexuada.

Está amistad está dañada actualmente por la competencia profesional entre varón y mujer, la pretendida  igualdad de la mujer con el varón y la promiscuidad sexual que incita a desvirtuar el sexo[2]. Mujer y hombre se necesitan y se complementan y el amor culmina esta situación; Julián Marías habla en este capítulo de condición amorosa, entendida como “aquella determinación suya, originada en la condición sexuada, culminación a un tiempo de la instalación y lo vectorial, que hace posible, en ciertas circunstancias, el amor en sentido riguroso”[3]. La convivencia entre varón y mujer la defina Julián Marías como argumental, afirmando que la atracción sexual que sienten, el uno por el otro, es solo un ejemplo de la fascinación recíproca. Es en ese momento en el que se dan cuenta que forman parte de un proyecto común que va más allá de la propia amistad o de la atracción sexual. También señala Julián Marías que entre hombre y mujer se puede dar una relación que no tiene el  por qué estar basada en el amor, en la que cada uno de ellos se convierte en el camino para el proyecto del otro[4].

Considera Julián Marías que únicamente la relación que se establece entre maestro-discípulo es semejante a la que se establece entre hombre y mujer. Para ello recuerda qué características entendía Platón que rodeaban la pedagogía: erotismo, argumentación, redescubrimiento de una nueva realidad, descubrimiento de la doble realidad personal.[5]

Al final del capítulo, Julián Marías advierte de la actual crisis que está presente en nuestra sociedad, aunque también acierta a decir que posiblemente su teoría no sea verdadera (posiblemente esto haga que muchas personas nieguen que las cosas sean como las ha explicado)[6].

 

La próxima semana continuaremos con la exposición del  Capítulo XXI: razón vital: masculina y femenina.

 



[1] MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 147

[2] MARÍAS, J., La mujer en el siglo XX, Alianza Editorial, Madrid, 1995, págs. 216

[3]MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 147

[4] Ibíd.

[5] Ibíd.

 

[6] Ibíd. pág. 148