La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Emergencia laboral

 La sociedad española se encuentra ante una emergencia laboral. Los datos de la Encuesta de la Población Activa no pueden ser más elocuentes de cómo el paro está atenazando la economía real de los españoles. El hecho de que una de cada cuatro personas en edad laboral no tenga trabajo es una potente señal de alarma. Ya se ha traspasado la barrera del 25% de la población en edad de trabajar en paro, con lo que nos acercamos a la peligrosa cifra de los seis millones. Detrás de esas cifras hay personas con nombres y apellidos, familias con proyectos de vida frustrados, con un presente complejo y con un futuro que pesa como una losa. Es preciso dar una respuesta eficaz a la crónica situación en la que nos encontramos, y para ello hace falta el concurso no sólo del Gobierno sino también de empresarios, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil.

La respuesta ante esta emergencia humana y social del paro debe implicar a todos y debe ser múltiple. La solidaridad y el ejercicio del compromiso con quienes necesitan de los más elemental para subsistir debe ocupar nuestro tiempo y nuestros esfuerzos. Ejemplos como la donación de 20 millones de euros a Cáritas por parte de la Fundación Amancio Ortega, son una muestra de  compromiso ante esta emergencia.