La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La sorpresa de un nuevo Consistorio

Por sorpresa y en pleno desarrollo del Sínodo de los Obispos para la Nueva Evangelización, Benedicto XVI ha anunciado la creación de seis nuevos cardenales en un próximo consistorio que se celebrará el 24 de noviembre. Un consistorio no muy numeroso que tiene marcadas señas de catolicidad, de universalidad de una Iglesia que en estos días está inmersa en un ejercicio de realismo purificador.

Con esta designación de nuevos cardenales en los últimos días del Sínodo de los obispos, que es una privilegiada forma de colegialidad, el Santo Padre quiere ofrecer una imagen completa de la Iglesia, de los modos sinfónicos de colaboración con el primado de Pedro y con el ejercicio de la caridad hacia las Iglesias extendidas por el mundo. Los cardenales son estrechos colaboradores del Papa en el gobierno universal de la Iglesia,  testigos privilegiados del ministerio del sucesor del apóstol Pedro.

El Papa disponía de pocos asientos a proveer en un Colegio cardenalicio cuyo techo de electores, menores de 80 años, se sitúa en 120. Pero ha preferido no esperar y enviar un mensaje claro en el contexto del Sínodo, incorporando a pastores procedentes del Líbano, India, Filipinas, Nigeria y Colombia y Estados Unidos. Dos de ellos pertenecen a venerables Iglesias Orientales en comunión con Roma. Es la foto de una Iglesia misionera y mártir, presente en todas las latitudes y culturas para anunciar el Evangelio sin descanso.

Ver Líneas Editoriales Anteriores