La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Cardenal Rouco destaca que «quien mira a María descubre en ella cómo vivir la fe en cada circunstancia»

Con motivo de la festividad de la Patrona de Madrid, Santa María la Real de la Almudena, el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, ha escrito una carta a sus diocesanos. En ella recuerda que a los pies de la Virgen de la Almudena, el pasado 30 de septiembre, se iniciaba la Misión Madrid. “Regresábamos del Santuario de Fátima donde pedimos a la Virgen nuestra conversión personal, como Iglesia diocesana, para poder anunciar el evangelio con un corazón nuevo y alcanzar la gracia de la misión: llevar a todos los hombres la salvación de Cristo. Al acercarse ahora la solemnidad de nuestra patrona, Nuestra Señora de la Almudena, queremos hacer realidad el lema de este día: ‘Con María, servidores y testigos de la verdad’, y poner nuestros ojos en ella para vivir su entrega a Cristo y a los hombres”.   

“María es, ante todo, Sierva de la Verdad, porque escuchó la Palabra de Dios y la aceptó en su corazón con la certeza de que en ella se cumplirá lo que le dijo el Señor. Y se cumplió plenamente al acoger en su mismo seno la Palabra de Dios hecha carne. Desde entonces no dejó de servir a su Hijo y se convirtió en la primera y más leal colaboradora”. Y es que, afirma, “quien mira a María descubre en ella cómo vivir la fe en cada circunstancia”.

“María es, también, Testigo de la Verdad, porque confirmó con sus actitudes más profundas y sus gestos sencillos la fe que profesaba” y “testigo de la caridad de Cristo y de la unidad que la Iglesia debe vivir desde Pentecostés hasta el fin de los tiempos. Su mirada sabe percibir las necesidades de los hombres, como hizo en Caná y preparar el camino de la intervención de Cristo”. Por eso, “no nos faltará en esta MISIÓN MADRID ocasiones en que sintamos cómo María nos señala las carencias de los hombres para que, como testigos de la Verdad, anunciemos a Cristo y colaboremos a que su presencia se haga sentir con toda la fuerza de su gracia”.

Invita a todos los diocesanos “a celebrar con gozo y fe firme la fiesta de nuestra patrona. Como todos los años celebraremos la Eucaristía en la Plaza Mayor de nuestra ciudad el día 9 de Noviembre a las 11 de la mañana y a continuación, caminaremos con María por las calles de Madrid en una solemne procesión que permitirá a los vecinos y visitantes de nuestra ciudad a aclamar a quien todos las generaciones llaman bienaventurada”.

Y concluye invitando, de modo especial, “a los jóvenes de la archidiócesis a celebrar la tradicional Vigilia de la Almudena el día 8 de Noviembre, a las 20,30 horas, para suplicar a la Virgen que haga de todos nosotros testigos y servidores de la Verdad, que es el mismo Cristo, Señor y amigo de los hombres. Invitad a vuestros amigos y compañeros para que la Iglesia muestre de nuevo su rostro joven y radiante, el mismo que mostró en la Jornada Mundial de la Juventud, para que el mundo, viendo las maravillas de Dios, acoja la fe, se convierta a Cristo y testifique su grandeza con palabras y obras”.