La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Fiesta de Familia en San Pedro, con el Papa

El Papa proclama santa a la beata española María Carmen Sallés y Barangueras

En una excepcional ocasión que encuentra reunidos en Roma a representantes de todo el mundo católico, con el Sínodo de los Obispos, que dialoga sobre la Nueva Evangelización, el Papa Benedicto XVI elevó ayer a los altares e inscribió en el libro de los santos a 7 beatos.

La Plaza del Santuario de San Pedro se colmó de la presencia de unos ochenta mil peregrinos venidos de diversas partes del mundo, especialmente devotos de los flamantes santos, para celebrar en domingo la victoria de Jesús resucitado, que obra maravillas en el corazón de la familia católica, como es el caso de estos nuevos santos. Es que la alegría y el gozo que comunica la nueva Evangelización, parte de la victoria de Cristo vivida y testimoniada por los santos.

El Papa Benedicto XVI ha proclamado siete nuevos ‘santos’ en la Plaza de San Pedro este domingo, entre ellos, a la monja española María Carmen Sallés y Barangueras (1848-1911), fundadora de las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza.

Benedicto XVI ha subrayado que Santa María del Carmelo Sallés y Barangueras, religiosa nacida en Vic en 1848,  fundó en 1892 la Congregación de Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza y ha asegurado que «su obra educativa, confiada a la Virgen Inmaculada, sigue dando abundantes frutos entre la juventud a través de la entrega generosa de sus hijas, que como ella se encomiendan al Dios que todo lo puede».

La delegación oficial española que ha acudido a la canonización ha estado presidida por el ministro del Interior, Jorge Fernández Diaz.

Durante la homilía, el Pontífice ha resaltado que «estos nuevos santos, diferentes por origen, lengua, nación y condición social, están unidos con todo el Pueblo de Dios en el misterio de la salvación de Cristo, el Redentor».

En este sentido, ha destacado que la «feliz coincidencia entre la celebración de esta Asamblea y la Jornada Misionera» así como también «la Palabra de Dios» escuchada este domingo «resulta iluminadora» porque «muestra el estilo del evangelizador, llamado a dar testimonio y a anunciar el mensaje cristiano conformándose a Jesucristo, siguiendo su mismo camino».

Este estilo evangelizador, según  ha añadido Benedicto XVI «vale tanto para la misión ad gentes como para la nueva evangelización en las regiones de antigua tradición cristiana».

El Papa ha saludado a las delegaciones oficiales y a los peregrinos que festejan a los siete nuevos santos, así como también a los cardenales y obispos que en estos días están participando en la Asamblea sinodal sobre la Nueva Evangelización.

Por otra parte, el Pontífice ha señalado que los siete beatos que hoy la Iglesia inscribe solemnemente en el glorioso coro de los santos «con valentía heroica gastaron su existencia en una total consagración a Dios y en un generoso servicio a los hermanos» y ha agregado que «son hijos e hijas de la Iglesia, que escogieron el camino del servicio siguiendo al Señor».

Además, ha remarcado que la canonización que ha celebrado «constituye una elocuente confirmación de esta misteriosa realidad salvadora» ya que «la tenaz profesión de fe de estos siete generosos discípulos de Cristo, su configuración al Hijo del hombre, resplandece hoy en toda la Iglesia».

El Papa ha pedido,  junto a los Padres sinodales procedentes de todo el mundo que «el testimonio de los nuevos santos, de su vida generosamente ofrecida por amor de Cristo, hable a toda la Iglesia, y su intercesión la fortalezca y la sostenga en su misión de anunciar el Evangelio al mundo entero».