La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El próximo domingo se celebrará la beatificación de la Madre Carmen Sallés, fundadora de las Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza

Benedicto XVI canonizará a siete beatos el próximo domingo 21 de octubre, entre los que figuran la religiosa española María del Carmen Sallés, fundadora de la congregación de las Hermanas concepcionistas, pionera en abrir caminos a la mujer, tanto en la Iglesia como en la sociedad. Con este motivo, las Madres Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza han organizado una peregrinación a Roma para asistir a la celebración. 

La Madre Asunción Valls, Postuladora de la Causa de Canonización de María del Carmen Sallés, ha hablado sobre los valores de la Madre Carmen y recuerda “a nivel de la fe, su entrega incondicional a la Voluntad de Dios, confiada siempre en su Providencia, que la ayudó a enfrentar las situaciones más difíciles”. También, “su sensibilidad para captar los problemas de su sociedad y dejarse involucrar en ellos, buscando soluciones”.

“Carmen Sallés fue pionera en abrir caminos a la mujer, tanto en la Iglesia como en la sociedad. El acceso a la cultura, y desde ésta, a una religiosidad bien fundamentada, era casi misión imposible para la mujer del siglo XIX. Quiso que sus religiosas se prepararan a fondo para transmitírsela: en una época en que a los colegios privados no se les exigía titulación docente, ella quiso que cursaran la carrera de Magisterio, puesto que la Universidad no se abrió a la mujer –salvo excepciones –hasta 1910, un año antes de su muerte. También las encaminó a la carrera de piano, y al conocimiento de la lengua francesa”.

En Madrid capital las concepcionistas tienen cuatro comunidades: dos dedicadas a colegios y las otras dos, sedes de los Gobiernos general y de España, respectivamente. Se trata del Colegio bilingüe La Inmaculada de Hortaleza, en la Avenida Virgen del Carmen, 13, y el Colegio Madres Concepcionistas, en la calle Princesa. En el ámbito de la Archidiócesis están también el Colegio de San Lorenzo de El Escorial. En el resto de España tienen 16 casas: colegios, residencias universitarias o centros de espiritualidad.

El campo principal en el que trabajan es el de la educación, desde niveles infantiles a residencias universitarias o a centros de promoción de la mujer. Esta tarea se realiza por igual en suburbios y favelas, en ciudades o entre tribus indígenas. Esto implica una dedicación importante a la pastoral familiar. y una respuesta diferente a necesidades diversas. También se han designado varias comisiones que se ocupan de la primera fase de los proyectos, aunque están pendientes del anuncio de la fecha concreta de la Canonización para comenzar a preparar los actos para esta año 2012.

Los otros seis futuros santos por orden cronológico

Pedro Calungsod (1654-1672), catequista laico, mártir en Filipinas. Originario de Cebú, fue muerto en Guam, en el archipiélago de las Islas Marianas.

Kateri Tekakwitha (1656-1680), laica, india de América del Norte (Estados Unidos y Canadá), llamada también “lirio de los Mohawks”, muerta tres años después de su bautismo.

Jacques Berthieu, sacerdote francés, jesuita, muerto en Madagascar (1838-1896); nació en Polminhac y fue muerto en Ambiatibe. Es considerado mártir de la fe y de la castidad.

Maria Anna Cope (1838-1918), religiosa alemana de las Hermanas de la Tercera Orden Franciscana de Syracuse (Nueva York). Su nombre era Bárbara. Fue conocida como la madre Marianne de Molokai. Nacida en Alemania, murió en Molokai, Hawai. Había emigrado a Estados Unidos a las edad de tres años y se nacionalizó. Evangelizó a los leprosos de Molokai.

Giovanni Battista Piamarta (1841-1913), sacerdote italiano, fundador de las congregaciones de la Santa Familia de Nazareth y de las humildes siervas del Señor.

Anna Schäffer (1882-1925), laica alemana, mística bávara. A los diecinueve años, en su oficio de sirviente, se abrasó con agua hirviendo y, después, agravándose su estado de salud, vivió con ánimo sereno en espíritu de pobreza y oración, ofreciendo su dolor por la salvación de las almas.