La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Misioneros de la fe

La iniciativa de las Obras Misionales Pontificias de España de organizar una serie de actos preparatorios de la celebración del día del DOMUND permite tomar el pulso a la conciencia misionera de la Iglesia. La sociedad española es cada vez más consciente de la deuda moral que tiene con el trabajo de los misioneros, sus más acreditados embajadores. Los catorce mil misioneros españoles esparcidos por los cinco continentes no son románticos aventureros de causas nobles y justas. Son hombres y mujeres enviados por la Iglesia para hacer presente el Evangelio de Jesucristo.

El sentido de su pertenencia a la Iglesia hace que su presencia en las fronteras geográficas y culturales, en los lugares dominados por la urgencia de lo humano, el hambre, la violencia y la injusticia, se convierta en llamada realista a la esperanza. La labor humanitaria y educativa de los misioneros no puede entenderse al margen del sentido de la misión que han recibido y que realizan con el testimonio de su amor sin reservas.     Dentro de los actos de esta Semana Misionera, el Pregón pronunciado por el que fuera embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, nos ha recordado que la historia de nuestro país es una historia de gestas misioneras que han contribuido decisivamente a dar forma al mundo moderno. El hecho de que la Iglesia misionera sea también la Iglesia civilizadora es una oportunidad para que las necesidades de los misioneros sean prioridad para todos.