La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

A una semana de las elecciones

Este proximo domingo se celebran elecciones en Galicia y en el País Vasco. Si se cumplen los pronósticos que aparecen en las encuestas de los últimos días, Núñez Feijóo revalidaría su mayoría absoluta en Galicia y el PNV ganaría en el País Vasco. El actual presidente de la Xunta convocó elecciones anticipadas buscando un plus de legitimidad en el momento de crisis. La apuesta era arriesgada. Las elecciones gallegas ya en 2009 se entendieron en clave nacional y probablemente ahora volverá a suceder lo mismo, con lo que Rajoy obtendría un respiro para su política de ajustes. En el País Vasco el PNV ha ocultado su aspiración soberanista durante la campaña para ganar voto moderado. Todos los sondeos apuntan a que Bildu se va a convertir en la segunda fuerza con más de 20 diputados. Es un escenario muy inquietante porque sigue latente la violencia de una ETA que no se ha disuelto ni entregado las armas.

Es de suponer que el PNV no se va a acercar a Bildu, su más directo competidor. Seguramente intente gobernar en solitario con apoyos de lo que ahora se llama geometría variable. Pero en cualquier momento, si se incrementa la presión independentista, puede buscar el respaldo de los amigos de ETA para lanzar un órdago. El único freno es que, también según los sondeos, la mayoría de los vascos no está por la independencia.