La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

“La fe de la Madre Carmen Sallés era intensa, y así lo reconoce la Iglesia mediante su canonización”

El próximo 21 de octubre tendrá lugar en Roma la ceremonia de canonización de la M. Carmen Sallés, fundadora de las Madres Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza. La Madre Isabel Moraza, Superiora de las Concepcionistas, explica que para las religiosas esta canonización supone un “gozo en toda la familia concepcionista” pues “Dios ha sido bueno con nuestra Madre, que se dejó trabajar por el Señor”.

Además de un agradecimiento profundo, muestran la esperanza de seguir sus pasos. “Quienes la conocemos, queremos y nos inspiramos en ella, nos sentimos impulsados hacia la santidad”. “La santidad no es una palabra que parezca lejana, inaccesible. Se nos acerca a través de los santos, y especialmente a través de María Inmaculada, a quien la Madre Carmen contempló durante toda su vida”. Y es que “Dios nos quiere dar su bondad, su amor, su justicia… es decir, su santidad, pasando por nuestra propia humanidad”. 

Otro de los deseos que produce en ellas esta canonización es el de la fecundidad evangélica, ya que “la Madre Carmen se desvivía en la misión, aunque la salud no le fuera favorable, pero el Señor la urgía por dentro. Y somos más conscientes hoy de que el Señor quiere hacer camino nuevo con nosotras si le damos ‘lo poco’ que tenemos, porque Él sabe multiplicar nuestros ofrecimientos”.

 El espíritu de la Madre Carmen Sallés
Del espíritu de Carmen Sallés subraya “su búsqueda incansable de la voluntad de Dios, con deseo constante de hacer cuanto el Señor le iba manifestando, sin acobardarse a causa de la pobreza, las dificultades, las incomprensiones…”. En este sentido, recuerda su lema ‘adelante, siempre adelante, Dios proveerá’, que “nos muestra esta gran apertura con confianza, partiendo de la realidad”.

“Carmen Sallés descubrió que Dios le pedía hacer de su vida una morada cada vez más digna de la Santísima Trinidad desde el misterio de la Concepción Inmaculada de María, la digna morada que el Señor se preparó, por su pureza, disponibilidad a la obra de Dios, su alejamiento del mal, no sólo en el primer instante de su concepción, sino durante toda su vida. Es un programa para todos. En este misterio concibe nuestra Madre Fundadora ‘la manera’ de santificarse las religiosas y la fecundidad en la misión, volcando saber y entrega en la educación cristiana de los niños y jóvenes que se nos confíen”, afirma.

La Madre Carmen Sallés será una de las primeras santas en el Año de la Fe. Precisamente, “la fe de la Madre Carmen era intensa, y así lo reconoce la Iglesia, mediante su canonización. Una fe que la llevó a entregarse sin reservas, a darlo todo, a concebir su vida desde el proyecto que Jesús quería para ella. Y esta fe viva es la que queremos renovar, en esta fe que mueve montañas queremos crecer, para gloria de Dios”.

 El reto de la educación
La Madre Isabel reconoce que la educación “sigue siendo un trabajo delicado y urgente. La Madre Carmen sabía que los niños y los jóvenes pasarían pocos años en el centro, y que habían de asimilar no sólo contenidos intelectuales y habilidades sociales, sino también y sobre todo vida evangélica”. Por ello, “en este Año de la Fe, y en camino hacia la nueva evangelización, el reto es grande para que nuestros alumnos vayan tomando opciones de vida con Cristo desde el evangelio. Esta irradiación ha de llegar también a las familias. Encontrar en Cristo el sentido profundo de la propia vida y abrirse a este proyecto vocacional requiere hoy una donación renovada de todos los que trabajan en la familia concepcionista”, asegura.

 Eucaristía de Acción de Gracias
Durante los últimos meses, la familia concepcionista ha profundizado en la vida, las virtudes y la santidad de la Madre Carmen, como preparación para su canonización. Además, en cada comunidad concepcionista se celebrará después de la canonización una Eucaristía de acción de gracias. Además, se han escrito y publicado varios libros y folletos con el fin de dar a conocer la vida y obra de M. Carmen de Jesús Sallés. Y es que, con esta canonización, “la Iglesia autentifica un modelo y una intercesora para el caminar cotidiano”.

Además, con motivo de la canonización de la Madre Carmen Sallés, las Madres Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza han organizado una peregrinación a Roma. Para ello, se han elaborado varios programas de viaje distintos, en función de las posibilidades de los fieles que se quieran unir a la celebración. Todos ellos incluyen el viaje en avión, con un grupo mínimo de 20 personas desde cada localidad de salida. Y una visita previa a la Basílica de San Pedro, donde tendrá lugar la Canonización de la Madre Carmen Sallés.