La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Benedicto XVI pide en el Angelus que «los ricos se abran a la generosidad»

El primer rezo mariano del Ángelus del Papa correspondiente al Año de la Fe, el Papa lo dedicó a la liturgia dominical. Al citar la Parábola de “El hombre rico”, del Evangelio de Marcos, Benedicto XVI recordó que “Jesús siendo rico se hizo pobre por nosotros a fin de enriquecernos con su pobreza” y explicó que el modo de acceder a la “verdadera felicidad” solo puedes ser el de seguir las huellas de Jesucristo, mediante la “lógica del don”. 

Además destacó que «la historia de la Iglesia está llena de ejemplos de personas ricas, que han usado los propios bienes en modo evangélico, alcanzando también ellos la santidad», y citó el ejemplo de san Francisco, santa Isabel de Hungría y de san Carlos Borromeo.

Tras el rezo mariano del Ángelus el Papa indicó que el pasado sábado, en Praga, fueron proclamados los primeros Beatos del Año de la fe: Federico Bachstein y trece hermanos de la Orden de los Frailes menores, mártires: “ellos nos recuerdan que creer en Cristo significa estar dispuestos también a sufrir con Él y por Él”, puntualizó Benedicto XVI.

En su saludo en español, el Papa señaló que «la liturgia de la Palabra de este domingo nos pide una adhesión incondicional a la persona de Jesucristo, de modo que, superando el mero cumplimiento externo y formal del precepto divino, seamos capaces de poner nuestro corazón en el Único que da la vida. Que la Santísima Virgen, Sede de la Sabiduría, nos ayude a acoger el don de la fe, para que, abandonados en el amor de Dios, respondamos con generosidad a su llamada. Feliz domingo».