La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Celebración eucarística con motivo de la apertura del Año de la Fe

Benedicto XVI anima a «reavivar en la Iglesia aquella positividad del anuncio de Cristo al hombre contemporáneo»

A las 10 horas de ayer jueves, ante la Basílica Vaticana, Benedicto XVI presidió la celebración eucarística con motivo de la apertura del Año de la Fe.

Concelebraron con el papa los cardenales, patriarcas y arzobispos mayores de las Iglesias Orientales católicas, obispos padres sinodales, presidentes de las conferencias episcopales de todos el mundo, y algunos obispos padres conciliares del Vaticano II, que se inauguró exactamente hace 50 años, el 11 de octubre de 1962.

A la celebración eucarística, asistieron el patriarca ecuménico Bartolomé I y el arzobispo de Canterbury y primado de la Comunión Anglicana Rowan Williams.

Al término de la santa misa, el Papa entregó a algunos fieles los mensajes del Concilio Ecuménico Vaticano II a la humanidad y el Catecismo de la Iglesia Católica.

Se cumplen cincuenta años del comienzo del Concilio Vaticano II y empieza el Año de la Fe

Tal día como hoy, un 11 de octubre, dio comienzo en Roma el Concilio Vaticano II. Los Padres Conciliares, obispos que asistieron a ese evento al concilio, aprobaron cuatro constituciones -dos de ellas dogmáticas- tres declaraciones, y nueve decretos. La primera sesión partió con la inauguración solemne en la Basílica de san Pedro. El Beato Juan XXIII, Papa, ofició un Misa y ofreció su discurso programático, el Gaudet Mater Ecclesia. Además, el Papa Benedicto XVI ha dado hoy comienzo al Año de la Fe.

El Concilio constó de cuatro sesiones. La primera de ellas fue presidida por Juan XXII en el otoño de 1962. Al fallecer un año después, (el 3 de junio de 1963), las otras tres sesiones fueron convocadas y presididas por su sucesor, el papa Pablo VI, hasta su clausura en 1965.