La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
DESTACó POR SU LUCHA CONTRA EL HAMBRE

Organizaciones católicas rinden homenaje a la memoria de Pilar Belosillo, cofudadora de Manos Unidas y auditora del Concilio Vaticano II

Manos Unidas, Acción Católica General y la Unión Mundial de las Organizaciones Femeninas Católicas han rendido homenaje a una de las fundadoras de Manos Unidas y expresidenta de la UMOFC, Pilar Bellosillo, con motivo del 50 aniversario del Concilio Vaticano II, en el que ella participó como auditora, y han destacado que fue y sigue siendo «un grandísimo ejemplo« por su «fe profunda« y su «guerra contra el hambre«.

Así, la presidenta de Manos Unidas, Myriam García Abrisqueta, ha destacado que Bellosillo tenía una mirada abierta al mundo que plasmó en la lucha contra el hambre no sólo de alimentos o de mejora material sino también de participación social, política y hambre de Dios. Además, ha explicado que el Concilio en el que Bellosillo fue auditora, fue «un impulso renovador para la vida de la Iglesia y el conjunto de la sociedad» y, a su juicio, «sigue alentando la misión de la Iglesia y las actividades de tantas instituciones y carismas que nacieron a mediados del siglo XX como Manos Unidas».

Según ha indicado, aún hoy muchos cristianos siguen respondiendo «con generosidad» y «actualizando con su vida« la llamada del Concilio. En este sentido, Abrisqueta ha afirmado que Manos Unidas quiere responder a esta llamada para «ayudar al hombre a descubrir que todos, sin distinción de raza, cultura, color, formación, edad, están llamados a vivir la vida en plenitud como hijos de Dios».

Asimismo, ha remarcado que los aspectos de la vida que ya destacaba el Concilio Vaticano II como la familia, la cultura, el progreso económico y social, el fomento de la paz y el desarrollo de los pueblos, «siguen siendo temas urgentes» y «necesitan ser iluminados por el amor de Dios«. En esta línea, ha recordado que los pilares del Concilio son la idea de «la iglesia como pueblo de Dios« y «la presencia de la Iglesia en el mundo a través del servicio» que es por lo que trabaja Manos Unidas para que reine «la justicia, la paz, el amor fraterno y la verdad».

Esperanza para las mujeres del Medio Oriente

Por su parte, la presidenta de la presidenta de la UMOFC, Maria Giovanna Ruggeri, ha subrayado que Pilar Bellosillo era una mujer «completa» y ha destacado su condición de «laica y mujer« como la virgen María que, según ha recordado, fue la primera discípula de Jesús. Ruggeri ha indicado que el ejemplo de Bellosillo puede traer esperanza a las mujeres del mundo, especialmente a las que viven una situación difícil como en Medio Oriente –donde la UMOFC celebrará un encuentro el próximo año–. «Las mujeres de esa parte del mundo sufren mucho, las cristianas son una pequeña parte pero no sólo es un problema de religiones, también de cultura», ha precisado.

Según ha apuntado, estas mujeres necesitan «sentirse parte integral de la comunidad cristiana« y por ello, creen necesario «transmitirles esperanza« y mostrarles «que pueden vivir su fe y su vida libres y son capaces de promover el desarrollo de la familia, de la cultura de la vida«.